Spanish English French German Italian Portuguese

Protectores articulares (I)

Esta es la gran pregunta que todos deberíamos hacernos…sí, quizá en casi todas las ocasiones pensar en esta causa-efecto es correcta, pero si pensamos en nuestra salud articular, la cosa cambia, y es que debemos pensar en ellas antes de que nos duelan, es decir, tenemos que preocuparnos de mimarlas, protegerlas y cuidarlas antes de que se produzca la lesión y, por lo tanto, el dolor debido a que la mayoría de las lesiones articulares se producen por desgaste del cartílago y del tejido conectivo que las forman. 

Evidentemente muchas otras lesiones articulares sin son directamente causa-efecto, es decir, torceduras, roturas totales o parciales de ligamentos, traumatismos, etc. pero de lo que hoy os voy a hablar es de cómo prevenir las lesiones articulares por desgaste, mediante la ingesta de los llamados protectores articulares.

Algo muy importante para cuidar nuestras articulaciones es cómo las tratemos cuando hacemos ejercicio, es decir, calentar, estirar, utilizar la técnica correcta, no forzar en exceso los rangos de movimiento, etc. aunque todo esto no me corresponde decirlo a mí y menos en este artículo, yo os voy a hablar brevemente de los protectores articulares que se ingieren vía oral, es decir, lo que tenemos que darles de comer a nuestras articulaciones.

Los ingredientes más estudiados y probados científicamente y que están teniendo muy buenos resultados son los siguientes:

 

CONDROITINA

Normalmente la encontramos en forma de sulfato. Se trata del más abundante GlucosaAminoGlucano (GAG, Proteoglucanos) de la matriz extracelular del cartílago articular. Contribuye a mantener sus cualidades mecánicas y elásticas, gracias a la propiedad de retención de agua, lo que mantiene y controla la presión osmótica del cartílago. Preservando así las propiedades de hidratación, flexibilidad y elasticidad de este tejido. En las enfermedades articulares degenerativas la fase clave del deterioro es la pérdida de estos Proteoglucanos del cartílago.

La eficacia para los deportistas se debe principalmente a su acción antiinflamatoria; a la estimulación de la síntesis de proteoglucanos y ácido hialurónicos propios; reducción de la destrucción de los condrocitos; protege los componentes del cartílago y reduce la hinchazón y/o el derrame articular.

Dado que este ingrediente natural no es un fármaco como los AntiInflamatorios No Esteroideos (AINEs) su acción es más lenta, tardando entre 2 y 3 semanas en ejercer su efecto. Su eficacia es igual que la de los AINEs (aspirina, ibuprofeno, naproxeno, etc.), pero además su acción es remanente manteniendo el efecto hasta 2 – 3 meses después de suspender el tratamiento. De ahí que se hagan periodos de toma y de descanso. El sulfato de condroitina presenta la ventaja de ser una sustancia natural mucho más segura que los fármacos utilizados de forma clásica, ya que no tiene efectos adversos gastrointestinales, hepáticos, renales o cardiovasculares como la mayoría de AINEs, por lo que puede administrarse de forma crónica como normalmente requieren estas patologías, actuando como un tratamiento de base.

 

GLUCOSAMINA

También normalmente lo encontramos en forma de sulfato. Este amino-azúcar es esencial para el normal crecimiento y reparación de los cartílagos de las articulaciones. Se trata de un sustrato esencial para la biosíntesis de los Proteoglucanos y los GlucosaAminoGlucanos (GAGs) que se encuentran en el cartílago. Podríamos decir que es la materia prima que nuestro cuerpo utiliza para fabricar una gran variedad de otras sustancias relacionadas en la formación de tendones, ligamentos, cartílagos y el líquido sinovial que rodea las articulaciones.

Como complemento alimenticio se trata de un ingrediente natural porque se sintetiza a partir de la Quitina de las conchas y/o los caparazones de los crustáceos y moluscos.

Su acción terapéutica se debe a que favorece la síntesis de los Proteoglucanos en el cartílago articular, además de poseer una actividad antiinflamatoria independiente de la ciclooxigenasa (actividad antiinflamatoria de los AINEs), de ahí la buena tolerancia y seguridad gastrointestinal.

 

ÁCIDO HIALURÓNICO

Se trata de uno de los nuevos ingredientes que se están usando por vía oral, ya que a nivel cosmético-estético sí que es más conocido. También pertenece a la familia de los GlucosaAminoGlucanos (GAGs). Es uno de los componentes principales de la matriz extracelular del cartílago y de la membrana sinovial, siendo un elemento fundamental para mantener sus propiedades lubricantes y amortiguadoras.

Mientras que las terapias de implante intra-articular requieren de ácidos hialurónicos de bajo peso molecular, para las terapias vía oral se ha visto que son mejores los de alto peso molecular.

 

BROMELINA

Conocido por muchos como enzima digestiva presente, por ejemplo, en la piña. Se ha visto que tiene una importante acción antiinflamatoria y antiedematosa por lo que se está empezando a utilizar en medicina pre-operatoria, deportistas, etc. 

Actúa como antiedematoso porque previene la formación de fibrina y como consecuencia la del edema.

Actúa como antiinflamatorio debido a que inhibe de forma selectiva la formación de Tromboxano y también es capaz de disminuir los niveles de COX2.

Recomendación de uso: Para mantener toda su eficacia y evitar su acción como enzima digestiva se recomienda tomar fuera de las comidas, sobre todo de las proteicas.

Existen otros ingredientes interesantes como el colágeno, algunas vitaminas y minerales y algunos extractos de plantas, pero ya os lo contaré en el siguiente número. Donde os acabaré de contar todos estos productos y os pondré algunas conclusiones al respecto de la toma conjunta o combinada de todos ellos.

 

Etiquetas: Gym Factory, Revista, Entrenadores, Pablo F. Martín, panorámica de nutrición

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información