Spanish English French German Italian Portuguese

Geles energéticos: El “corre caminos” de los suplementos

Mic mic…(como diría el corre caminos) y a correr…nunca mejor dicho, ya que los geles energéticos son esos suplementos que han entrado en la vida de los deportistas, sobre todo de resistencia, para mejorar el rendimiento de manera increíble y es que gracias a estos pequeños productos se ha podido eliminar (o al menos minimizar) el “muro” en deportes como el Maratón, lo que ha hecho mejorar mucho las marcas desde los años 80 hasta ahora. Y es que este aporte de energía y rápida es fundamental para la mejora del rendimiento en larga distancia.

Mic mic…seguidme y os cuento un poco más…

¿Qué son los geles energéticos?

A nivel técnico podemos definirlos de manera muy sencilla diciendo que originalmente los geles son una simple mezcla de agua e hidratos de carbono que forman, como su propio nombre indica, un producto final con textura de gel.

¿Para qué sirven?

La función principal de los geles es la de aportar energía de manera, más o menos, rápida (en función de la fórmula) y fácil de digerir con el fin de retrasar lo máximo posible el vaciado de los depósitos de glucógeno.

Los hidratos de carbono son nuestra principal fuente de energía inmediata, esto quiere decir que son capaces de darnos energía rápida, pero no por mucho tiempo, de ahí que haya que ir recargándolos durante el ejercicio físico prolongado. Siguiendo con el símil de la introducción y si es rápido, como el corre caminos, mucho mejor.

¿Qué más nos pueden aportar?

En la definición he dicho que “originalmente” los geles eran una mezcla de agua y carbohidratos, y efectivamente, lo siguen siendo, pero hoy día nos podemos encontrar en el mercado geles más técnicos que aparte de esto nos ofrecen algo más, como por ejemplo:

  • Los que van enriquecidos con minerales, más conocidos como electrolitos o sales, sobre todo sodio, que es el que perdemos con el sudor y es fundamental para evitar la deshidratación. Otros minerales que podéis encontrar en los geles son el potasio, cloro, magnesio, etc.
  • También pueden llevar vitaminas, como la B1, que está directamente implicada en el metabolismo de los hidratos de carbono, es decir, en la obtención de energía.
  • Algunos llevan cafeína, porque está de sobra demostrado que mejora el rendimiento. Por ejemplo, retrasando la fatiga, mejorando la contracción muscular, optimizando el uso de la grasa como fuente de energía y estimulando a nivel mental.
  • También empiezan a añadirse algunos aminoácidos, por ejemplo los ramificados o BCAAs, ya que sirven como fuente de energía por lo que retrasan el uso del glucógeno y por lo tanto la fatiga. Y también pueden combatir el SFC (Síndrome de Fatiga Central, que podéis ver de qué se trataba en el Nº 62 dónde os hablaba de los BCAAs).
  • Otro ejemplo es la taurina porque favorece el transporte de agua y nutrientes dentro de la célula muscular, o la arginina, que favorece el transporte de oxígeno y la eliminación de toxinas.

¿Cómo utilizarlos?

Yo os recomiendo acudir a estos geles durante las pruebas/entrenamientos prolongados superiores a una hora de duración. Al menos es para lo que se han inventado.

La cantidad depende un poco de la intensidad del ejercicio y de la ingesta de otras fuentes de carbohidratos como bebidas isotónicas, barritas o gominolas. Normalmente si el consumo de bebida isotónica es la suficiente con la ingesta de 1 gel cada hora suele ser suficiente. Si la prueba o entrenamiento es superior a las 4 horas, los requerimientos de carbohidratos aumentan y podríamos pasar a ingerir 2 geles cada hora.

Ahora bien, si no consumo otras fuentes de carbohidratos tendríamos que doblar estas cantidades, pudiendo llegar a la ingesta de 4 geles/hora en pruebas de máxima exigencia como un Iron Man.

También se puede tomar uno antes de la salida. Si lo tomamos así, debemos tener cuidado de que no sea mucho antes de la salida para no producir una hipoglucemia, esto es, el efecto contrario al deseado, es decir, no solo que no nos dé energía, sino que encima nos la quite.

El uso en otros deportes también puede hacerse, por ejemplo en deportes de combate o en deportes intermitentes como el tenis o los deportes de equipo. Para ello sólo tendremos que adecuar nuestras ingestas a los tiempos muertos o descansos siempre y cuando nos sea necesario ese consumo extra de hidratos de carbono.

Espero que con esto conozcáis un poco más a uno de los suplementos más consumidos y necesarios hoy en día para optimizar el rendimiento deportivo.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información