Spanish English French German Italian Portuguese

Proteínas secuenciales, La unión hace la fuerza

Para comenzar este artículo bien podría utilizar la famosa frase de los mosqueteros “uno para todos y todos para uno” o como en el encabezado “la unión hace la fuerza” y es que a lo largo de la historia son muchos los ejemplos de que la coalición es mejor que la individualidad. En el mundo de la suplementación deportiva también ocurre esto, porque muchas veces combinar es mejor (carbohidratos + proteínas, carbohidratos + creatina, BCAAs + Glutamina, etc.). y como no podía ser de otra manera lo mismo ocurre entre las propias proteínas….al grito de “las proteínas unidas jamás serán vencidas” os voy a explicar porque a veces son mejores juntas que separadas.

¿Qué fuentes de proteínas nos podemos encontrar?

Estamos acostumbrados a encontrar una única fuente de proteínas, sobre todo las de lactosuero (Whey) bien en forma de concentrados aislados o hidrolizados, también las caseína, los aislados de soja y en los últimos tiempos también hidrolizados de carne. Desde hace unos años también nos encontramos unos productos conocidos como “proteínas secuenciales” o “proteínas nocturnas” los cuales mezclan diferentes fuentes de proteínas con la intención de que se vayan liberando o aportando aminoácidos en sangre de manera progresiva o secuencial. Con ello lo que buscamos es que los músculos estén siempre “bien alimentados” durante los periodos prolongados de ayuno como es el caso de las horas de sueño. Hoy día está demostrado con la ingesta de sólo Caseína ya conseguiríamos esto. La idea de poderla unir a proteínas de asimilación más rápida como el lactosuero (Whey) es que los aminoácidos aportados por estas pasen rápidamente a la sangre y aporten aminoácidos, por decirlo así, desde el minuto uno.

Pues bien, este es un uso bastante útil e interesante, pero lo que hoy día se busca con esta combinación de proteínas, o como se dice en inglés con estas “blends” proteicas, es la complementariedad de unas con otras, es decir, ir más allá de la simple velocidad de absorción de unas y otras y estudiar que me aportan unas y que me aportan las otras en la búsqueda de la “proteína perfecta” para el músculo, porque por mucho marketing y publicidad que nos hagan siento deciros que la proteína perfecta NO existe y que no nos queda más remedio que mezclarlas. Y ya os adelanto que a “esto” es a lo que tiende el mercado.

¿Características y propiedades particulares de cada una de ellas?

A continuación os voy a poner una serie de fuentes de proteínas que se utilizan como materias primas para la fabricación de estas combinaciones o blends enumerando algunas de las características que les hacen o pueden hacer interesantes en función de lo que vayamos buscando:

- Whey: la proteína del suero lácteo es la “reina de las proteínas” debido al altísimo valor biológico y es las más anabólica porque es la que más aminoácidos ramificados (BCAA) tiene, pudiendo llegar éstos al 25% de todos sus aminoácidos, sobre todo Leucina que está en proporción 2/1/1 en relación a la Isoleucina y a la Valina. De absorción rápida, podemos encontrarnos concentrados, aislados e hidrolizados. Aumentando la velocidad de absorción en el mismo orden que las he nombrado. Se solubiliza y digiere muy bien. Apenas deja grumos y suelen estar bastante ricas de sabor.

- Caseína: la otra proteína láctea, en este caso de absorción lenta (hasta 7 horas) debido a que cuaja en el estómago. Es de alto valor biológico, tiene una buena proporción de BCAAs (19 – 20%) y lo que le hace ser interesante para combinar es que es la fuente de proteínas con más Glutamina.

- Soja: nos la solemos encontrar en la forma más pura, es decir, como aislado de proteína de soja. Es una proteína de origen vegetal con un aminograma completo y bastante equilibrado, pero con un valor biológico más bajo porque como toda legumbre es baja en metionina (eso sí, menos que otras legumbres). La cantidad de BCAAs es parecida a la de la clara del huevo (17 – 18%). De absorción media (entre el whey y la caseína). Lo más interesante, es que es la segunda fuente proteica que más Arginina aporta y la tercera en aporte de Glutamina.

- Otras fuentes vegetales: con la nueva tendencia de personas vegetarianas o intolerantes a la lactosa, etc. están empezando a proliferar unos productos a base de blends proteicos a base de proteínas vegetales de diferentes orígenes. Al margen de la soja, las combinaciones más actuales son las de legumbres con cereales imitando a las famosas lentejas con arroz de nuestras madres y abuelas. Esto es debido a que estas fuentes de proteínas se complementan de manera especial, ya que la falta de Metionina de las Legumbres se suple con la que aportan los cereales y lo mismo ocurre con la falta de Lisina de los cereales que se suple con el aporte extra de este aminoácido que tienen las legumbres. Con ello aumentamos el valor biológico del producto manteniendo los % de BCAAs entre el 17 y el 19% en función de la mezcla que hagamos.

- Huevo: principalmente la clara de huevo. Esta proteína se usa como referencia debido a que es la más parecida a la del tejido (músculo) humano. Hoy día como mucho se usa a modo de ingrediente en estas proteínas secuenciales. Es de absorción lenta. Es muy rica en aminoácidos azufrados.

- Carne: en este caso lo que nos encontrábamos hasta ahora era sobre todo la proteína como subproducto a partir del colágeno de los diferentes tejidos conectivos. Esta fuente no es la mejor para los músculos porque tiene un valor biológico bajo, pero puede servir para la regeneración otros tejidos corporales, como los conectivos (tendón, cartílago, piel, pelo y uñas) debido a la elevada concentración de Glicina, Prolina e Hidroxiprolina.

Pero en la actualidad ha salido un nuevo producto que sí se trata de carne de vacuno hidrolizada, es decir, tejido muscular muy parecido al nuestro lo que resulta muy interesante como fuente proteica de rápida absorción, ya que al estar hidrolizada pasa rápidamente a la sangre

Espero que con esta reflexión no os extrañe que cada vez vayan apareciendo en el mercado más “blends” proteicos y que no penséis que por ello se empeora el producto, sino que es una forma de buscar la “proteína perfecta”, eso sí no todas las combinaciones valen, así que no nos quedará más remedio que leer ingredientes y sacar conclusiones personales en función de lo que busquemos cada uno o busquen nuestros clientes.

Etiquetas: Pablo F. Martín, panorámica de nutrición

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información