Spanish English French German Italian Portuguese

La genética: excusa o herramienta para entrenar mejor

Un debate científico clásico es el peso que tienen los genes (naturaleza) y el entorno (crianza) en la forma de ser y comportarse de los hombres. En definitiva, si somos lo que somos por nuestros genes o por el entorno en el que hemos vivido y vivimos.

Nuestro desempeño deportivo, independientemente de si somos deportistas populares o de élite, no se escapa de este debate. El interés de la medicina deportiva en entender cómo el entorno (entrenamiento) y la genética (talento) interactúan para producir cambios en el rendimiento cada vez es mayor.

Las dos posiciones extremas han tenido en algún momento sus defensores. 

Con la secuenciación del genoma humano a principios de siglo, la genética apareció como la ciencia que iba a ser capaz de explicar todo. Hace pocos años la genética irrumpió en el mundo del deporte e irrumpió buscando “genes mágicos”, genes que explicaran por si solos si un persona estaba llamada a ser un atleta de élite. 

Por ejemplo, en esta búsqueda aparecieron dos genes que se consideraron como “mágicos”, el ACNT3 que predestinaba a sprinters y el ACE que predestinaba a deportistas de resistencia.  

Por el contrario, existen defensores de la teoría de que todos los hombres nacemos iguales y que nuestro desempeño deportivo depende de factores no genéticos como pueden ser haber nacido en una familia donde se practica  deporte, haber nacido en un país, ciudad, región donde el deporte sea importante, acceso a instalaciones deportivas, a entrenadores,…

Los estudios actuales concluyen que ninguna de las dos posiciones tienen la capacidad de explicar al 100% el desempeño deportivo. Se va mas allá incluso afirmando que la genética y el entorno no pueden estudiarse de manera separada, sino que tienen que estudiarse de manera conjunta y dinámica. Existe una relación dinámica entre genes y entorno, entre talento y entrenamiento.

 

Por qué eres único: la genética

La genética es la ciencia que estudia la transmisión de las características biológicas de los seres vivos a su descendencia.Esta transmisión se hace a través de una molécula que transporta esa información: la molécula de ADN. Es una molécula enorme, simple y muy repetitiva. El esquema básico está formado por tres piezas, un fosfato, un azúcar y una base nitrogenada. A este conjunto de tres piezas se le llama nucleótido. Las bases nitrogenadas pueden ser de cuatro tipos: timinas, adeninas, guaninas o citosinas. 

El ADN esta en el núcleo de las células empaquetado de una manera muy precisa. En cada célula humana hay 46 cromosomas, 23 parejas. De esos 23, hay 22 que son conocidos como autosomas y la otra pareja son los cromosomas sexuales. Estos son los cromosomas X e Y. Las mujeres son XX y los hombres XY.

La unidad básica de información genética es el gen.  El genoma es el conjunto de genes contenidos en los cromosomas, es decir la totalidad de la información genética que poseemos. En el caso de los humanos tenemos 3.000.000.000 de pares de bases. Si lo comparamos con otras especies, vemos que compartimos el 50% de los genes con la mosca de la fruta, el 90% con el ratón,  y casi un 99% con el gorila. 

Los seres humanos somos idénticos en un 99,9%. De cada 1000 bases tenemos una diferente, es decir 3.000.000 son diferentes de los de nuestro vecino.

Un SNP es una variación en la secuencia de ADN que afecta a una sola base, a unos pocos nucleótidos o a pequeñas inserciones y deleciones. Los SNP´s nos hacen ser diferentes entre nosotros ya que influyen en la manera en que las células fabrican proteínas. 

Igual que existen SNP´s que están relacionados con nuestra apariencia física existen SNP´s que están relacionados con nuestras capacidades deportivas. 

 

Para entenderlo, un ejemplo

Uno de los SNPs relacionados con el deporte más estudiados es el correspondiente al gen ACE, situado en el cromosoma 17.  Existen tres perfiles genéticos (genotipos):

  1. I/I
  2. I/D
  3. D/D

La distribución de cada genotipo entre sujetos blancos es de un 25%, 45% y 30% respectivamente. 

La variante I está asociada con atletas de resistencia de alto nivel en diversas disciplinas como atletismo de fondo, remo, triatlón y montañeros.

La variante D esta asociada a deportistas de disciplinas de fuerza o de potencia y además una mayor respuesta al ejercicio respecto al tamaño y fuerza muscular.

 

¿Qué efectos tiene en el ámbito deportivo?

Se le relaciona con varias:

  • El ACE parece tener influencia en la función contráctil del músculo esquelético
  • Con el tipo de fibra muscular (lentas o rápidas) predominantes en la persona 
  • Con los niveles iniciales de Fuerza Muscular tras un periodo de inactividad, como es el caso de un periodo de lesión o en el inicio de la temporada
  • Con la capacidad de adaptación en condiciones de altitud con bajos niveles de oxígeno
  • Daño muscular post-ejercicio
  • Consumo de Oxígeno

 

Eres diferente, entrena diferente

Nuestro rendimiento deportivo depende de la genética y de nuestro entrenamiento. Si conocemos nuestra genética podremos entrenar mejor independientemente de cual sea nuestro objetivo 

 

Etiquetas: Gym Factory, Revista, Entrenadores, Fisiología

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información