Spanish English French German Italian Portuguese

Mamás activas y fuertes para recibir y contener a sus bebés

La    práctica    regular    de    ciertos    ejercicios    físicos    destinados    al fortalecimiento   de   los   miembros   superiores   posibilitará   mejorar   las posturas,  y  evitar ciertas  dolencias  habituales  durante  el  embarazo. Además, ayudará a acondicionar la musculatura para tomar, luego, con mayor    confianza    al    bebé,    tanto    para trasladarlo    como    para amamantarlo.

A medida que el embarazo progresa, se incrementan las posibilidades de que la futura mamá adquiera  posturas  incorrectas,  debido  al  peso  adicional  que  debe sobrellevar,  y  a que  la columna  y  los  músculos  no  tienen  la  suficiente  fortaleza  ni  la  flexibilidad  necesaria  que requieren   para   afrontar   este   proceso.   Ciertos   niveles   altos   de   hormonas,   como   la progesterona,  extienden  y  ablandan  los  ligamentos,  en  especial  los  de  la  zona  lumbar,  de modo que tienden a tensar con facilidad las articulaciones de la columna.

Para   reducir   estas   molestias,   es   importante   que   realice   ejercicios   específicos   para embarazadas,  acompañada  de  un profesional,  quien  mediante  una atención  personalizada, aconsejará qué tipo de prácticas es más adecuado para su estado físico y momento de gestación. De esta manera, el acondicionamiento integral del cuerpo a través de la gimnasia le ayudará a llevar adelante un embarazo activo y saludable, pleno de energía.

Para  aumentar  la  resistencia,  mejorar  la  flexibilidad  y  el  tono  muscular  del tren  superior,  se recomienda realizar ejercicios de fuerza de brazos, que comprometan a los tríceps, a los bíceps y  a  los  hombros,  los  cuales  puedes  acompañar  con  pesitas.  Sin  sobreexigencias,  logrará fortalecer  sus  miembros  superiores,  prepararlos para  el momento  del  parto  y  para,  luego, poder   tomar   con   mayor   seguridad   al   bebé,   cuando   tenga   que   trasladarlo   o   darle   de amamantar.

Por  medio  de  la  práctica  regular  de  estos  ejercicios  específicos,  verá  cómo progresivamente empieza a mantener su postura erguida, alivias malestares y dolencias, y fortaleces tus brazos.

Mamás sostén:

Estar activa en el embarazo, le ayudará a tener una mejor postura, evitar dolores de espaldas y poder amamantar correctamente a su bebé.   Mantenerte en forma siempre es importante, especialmente durante el embarazo.  El  ejercicio  físico,  además  de  ayudar  a  no  sumar  kilos  de  más,  colabora  a  estar de  mejor humor, es muy beneficioso para mejorar la postura y aliviar las molestias típicas de esta etapa, como tensión en la espalda y calambres en las piernas. Lo  importante  es  que  realice una actividad  física  específica  para  embarazadas,  que  no  se sobreexiga y que pueda mantenerla a lo largo de todo el embarazo. Antes  de  empezar,  necesitarás  la autorización  del  obstetra,  para  garantizar  que  no  hay contraindicaciones.  

Postura saludable:

Durante   el   embarazo,   ocurren   cambios   hormonales,   cuyos   efectos repercuten   en   los ligamentos tornándolos más débiles.  Asimismo,  a medida que  el  bebé crece,  los  músculos  sienten  con  mayor intensidad  este  peso adicional, y el cuerpo de la futura mamá tiende a desplazar su centro de gravedad adoptando posturas incorrectas, lo que redunda en dolores de columna. Teniendo en cuenta esta situación, la realización de ejercicios físicos te brinda la oportunidad de prevenir y minimizar los malestares propios de este período, y de corregir algunas posturas no apropiadas durante el embarazo. Por  estas  razones,  te  resultará  beneficioso  fortalecer  y tonificar los  diferentes  grupos  de  músculos a través de la gimnasia.  Y realizar rutinas de elongación, para estirar y aliviar dolores lumbares.  

Para amamantar:

A la hora de mantener una rutina de ejercicios específicos, es muy importante que se trabajen los  músculos  de  los  brazos,  bíceps,  tríceps  y  deltoides,  que  participan de  manera  activa  en  el momento del parto y que ocupan una tarea sumamente delicada a la hora de amamantar a su bebé. Si tiene fortalecida la zona dorsal, podrá sostener mejor a su bebé y evitar dolores indeseados.

En el posparto:

Realizar  ejercicios  en  el  posparto,  le  ayudará  a  poder  sostener  mejor  a  su  bebé  y  prevenir dolores.  Para recuperar el tono muscular que tenía antes del embarazo, es bueno retomar la actividad física, apenas se sienta con ganas. Es el obstetra quien le debe autorizar para hacer ejercicios. El momento de comenzar, dependerá de si fue un parto por vía baja o cesárea, sería en 30 a 45 días. Además  de  darle  fuerzas  para  amamantar  a  su  bebé,  le  ayudará  a  estar  de  mejor humor  y  a superar algunos momento no tan felices del puerperio. 

Asesoró: Mariela Villar, Directora de EMBARAZO ACTIVO®

 

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información