Spanish English French German Italian Portuguese

Las máquinas me van a dejar sin trabajo

Se que el título asusta, pero es tan real como que lo he escuchado más de una  (y cien veces) a antiguos compañeros y a profesionales con los que gracias a la actividad que desarrollo tengo el privilegio de charlar. El problema es que en este sector sufrimos de "sordera selectiva" y este tema es tabú en más foros de los que debería.

Hace muy poco, tuve el honor de exponer mi opinión en el Congreso Nacional PT organizado en Gym Factory de la tecnología y su relación con el fitness y la conclusión que ofrecí es fácil de entender, pero tajante: " El profesional que no se suba a este barco, tiene muchas posibilidades de quedarse fuera a corto plazo". Y cuando digo fuera, mi intención es dejarlo claro, sin interpretación adicional posible. Puedo ampliar esta definición un poco más, siempre teniendo en cuenta que se trata de una visión personal amparada por mi experiencia y contacto con ambos sectores:

"Cualquier profesional de la actividad física que no se apoye en la tecnología para el desempeño de su profesión, se verá superado en breve por aquellos compañeros que sí se han adaptado y a medio plazo deberá decidir entre subirse al tren o cambiar de actividad profesional"

Para decir esto con tanta seguridad, tenía que experimentar el entorno analógico característico de este sector y nada como vivirlo en mis carnes durante los más de 20 años de profesión en diferentes instalaciones deportivas. Una vez lo has sufrido en tus carnes, viene la siguiente fase; aportar tu granito de arena a esta evolución. Para ello tuve la suerte de conocer a una persona que lo tenía aún más claro todavía (vamos a ponerle un nombre ficticio, Rafa) y a un programador (sigo con la ficción, Bernardo) con mente abierta y muchas ganas de salir de su zona de confort. Y con los ingredientes, y muchas ganas de aprender, comenzamos a "cocinar". 

¿Para qué todo esto? ¿Para dejar sin trabajo a los técnicos de fitness? PUES NO. 

En mi etapa de técnico de fitness, en horas punta me podía encontrar con más de 100 usuarios a la vez, sin compañeros de refuerzo y con necesidades de todo tipo; utilizando el símil pugilístico, sólo me podía dedicar a defenderme de todos los golpes que recibía.  

En momentos como el de arriba, tener un "compañero" que te ayude en las tareas más mecánicas, que te permita dar tu toque de profesionalidad, interactuar con todos los socios de la sala, fidelizar a través de algo más que entrenamiento y demostrar que tus aptitudes sobresalen y son medibles, habría sido determinante para que esa experiencia cambiara radicalmente. 

Si aun así eres capaz de salir airoso de estas "situaciones interesantes", ha llegado el momento de asumir retos mayores. Si además tienes el privilegio de rodearte de grandes profesionales se crean equipos de trabajo excepcionales que favorecen el crecimiento personal y profesional; ya tienes la visión de técnico, ahora toca subir un escalón más y comenzar a coordinar y dirigir. 

En esta etapa descubres varias cosas: 

• Que son necesarias otras habilidades aparte de las que se exigen para un técnico, sin dejar de ser tecnico. 

• Comienzas a tener contacto permanente con registros, normativa, informes, procesos de gestión, etc. 

• Tienes que dirigir y asumir responsabilidades que anteriormente ni te planteabas; esto incluye tomar decisiones sin "el comodín de la llamada" (ya no puedes subir a la oficina a consultar a tu responsable, tú eres el responsable al que van a consultar). 

¡Enhorabuena! Ahora tienes más funciones, más tareas, más trabajo, más responsabilidad...y los días no cambian, solamente dispones de 24h. 

¿En cuál de estos dos escenarios te identificas? Porque en los dos el problema y la solución son idénticos. 

Y voy más allá; la tecnología wearable nos abre un abanico inmenso de posibilidades para la planificación, monitorización, corrección y mejora tanto de la actividad a realizar como de la experiencia que viven los privilegiados/desafortunados que entrenan contigo. 

Privilegiados si han decidido entrenar contigo: un profesional que se recicla periódicamente y combina los conocimientos adquiridos con la experiencia personal acumulada, entiende que en este sector triunfa quien proporciona resultados y experiencias a partes iguales y se apoya en la tecnología para que estas premisas se cumplan a diario. 

Desafortunados si, por el contrario, entrenan contigo y eres de los que piensan que no necesitas más formación (puesto que tu experiencia es suficiente), solo te dedicas a planificar entrenamientos y a contar repeticiones, no ofreces más experiencia que la de sudar durante la actividad física, no refuerzas ni motivas y, por supuesto, no utilizas tecnología porque implica demasiado tiempo aprender a utilizarla. Ten cuidado, si te identificas en alguna de estas acciones las probabilidades de perder clientes/socios crecen por momentos.

La tecnología está para ayudarte, y la necesitas para permanecer en un sector cada vez más adaptado. Yo de ti no esperaría mucho. 

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información