Spanish English French German Italian Portuguese

Previsible evolución del Fitness

Los indicadores más fiables nos muestran que el fitness y su entorno empresarial es un sector en desarrollo constante. Las perspectivas de futuro inmediato destacan esta actividad como una de las más propicias para el crecimiento. De hecho, la atención que despierta en inversores hasta ahora ajenos al sector, está aumentando de manera significativa. Es cierto que no es aún un tejido empresarial claramente estructurado y definido, pero está en el camino de serlo a corto plazo, y en la actualidad es sin duda un valor al alza que va a continuar manteniendo una importante expansión.

Sin despreciar la cautela que exige toda previsión, no es peregrina la idea optimista  de aventurar un futuro favorable y provisto de oportunidades. El interés por nuestras propuestas relacionadas con la salud y bienestar, es un signo explícito de calidad de vida que inspira el deseo de un creciente número de aspirantes. Por otra parte los datos que nos informan del estado de salud de la población no dejan de crecer en sentido negativo, alertándonos del aumento de enfermedades que derivan de un estilo de vida inadecuado, señalando la malnutrición y la inactividad física como factores causantes de esta lacra. Nos advierten además de un exponencial aumento en la franja de edad afectada por sus efectos indeseables. Así vemos como en la edad infantil se detecta un preocupante aumento de casos de obesidad, diabetes y trastornos metabólicos procedentes de los aludidos factores. Esto nos da idea de hasta qué punto es útil el planteamiento del fitness como método de prevención efectivo ante el avance de los problemas de salud generados por hábitos incorrectos.

En la medida en que sepamos transmitir los beneficios de adherirse a un plan de ejercicio físico adecuadamente dirigido, conseguiremos incrementar la demanda de un público que, mayoritariamente aún, sigue ajeno a las útiles ventajas que el fitness propone  con diversidad de actividades que pueden dar respuesta a gran variedad de preferencias o necesidades. Es precisamente la proliferación de actividades lo que nos lleva a ampliar la franja de edad entre los demandantes de nuestros servicios, que ya abarca desde la infancia a la vejez, con aplicaciones adaptadas a cada caso: versatilidad que distingue al fitness de otras propuestas deportivas más limitadas. Por estas razones insisto en la importancia de la difusión de nuestros valores en el ámbito de la salud y calidad de vida.

Sustentado en las prospecciones de los estudiosos analistas de mercado futuro, me invito a considerar con optimismo sus estimulantes anticipaciones positivas. No tengo duda que, salvo catástrofe imprevista, nuestro sector va a recibir un nuevo espaldarazo impulsor de desarrollo mantenido durante años. Pero que nadie se engañe, no va a ser fácil. Se reactivará la llegada de nuevas instalaciones, esto hará más dura la competencia, las exigencias técnicas y profesionales serán mayores; la incorporación de la tecnología en los centros deportivos también marcará diferencias entre unos y otros; la diversidad de opciones aumentará, asistiremos a la propagación de centros especializados, y las grandes cadenas de centros deportivos se extenderán por todo el continente.

No vacilo en asumir que mi previsión es escasa, pues los cambios que nos aguardan superarán con creces mi parco pronóstico y serán de mayor calado, sin embargo, estas son, grosso modo, algunas de las modificaciones más probables, incluso evidentes, si tenemos en cuenta que ya son un hecho en la actualidad y que su implantación solo ha sido retrasada por los efectos de una crisis de la que esperemos sea verdad que empezamos a salir.

El fitness ya produjo una explosión en la última década del siglo pasado, la proliferación de centros fue vertiginosa y los gimnasios clásicos necesitaron reconvertirse para subsistir, los que no se adaptaron desaparecieron o quedaron como vestigio del pasado. Los centros de fitness actuales están más preparados en su mayoría para enfrentarse a las nuevas exigencias. Mi pronóstico es que la adaptación a los cambios venideros pasará por una renovación en el enfoque, quien sepa situarse en la dinámica de adaptación constante mantendrá el pulso que exigirá la competencia, la labor es ardua, pero imprescindible. Estar en permanente estado de renovación va a ser la situación habitual de nuestros centros, especialmente para los que tengan que competir con las grandes cadenas, si no eligen ser absorbidos por estas. Los que opten por la especialización ofreciendo servicio de gran calidad, podrán consolidarse frente a la competencia aplicando el concepto de renovación constante que impondrá el mero devenir.

Otro aspecto que creo, o al menos espero, que cambiará, será el entendimiento por la mayor parte de componentes del sector, de la conveniencia de que este se convierta en una gran agrupación. Agrupar al sector y enfocar la fuerza de su unión en favorecer la difusión, la formación y la profesionalización, puede suponer una transformación mucho más beneficiosa de lo que parece somos capaces de entender en la actualidad. Si tenemos en cuenta algunos de los datos señalados más arriba, convendremos en que el potencial de expansión de la práctica de fitness es incalculable, pues contamos con un gran porcentaje de población que no realiza ejercicio físico de forma habitual, mientras que la necesidad de tal práctica, no solo es patente, sino que además es aconsejada desde todas las instancias comprometidas con la salud pública. Sería irrisorio dejar pasar la oportunidad que esta situación nos brinda manteniéndonos ensimismados. Por fortuna se perciben atisbos de cooperación, ya parece que muchos entienden las ventajas de constituirse como estamento basado en principios e intereses comunes. Un ejemplo que debería inspirar a los profesionales del sector es el acontecimiento que tendrá lugar  los días 29 y 30 del mes de mayo del próximo año: La Feria del Fitness e Instalaciones Deportivas, organizada por LEDO Sports & Events. Una iniciativa que todos los profesionales del fitness deberían aprovechar acudiendo a ese punto de encuentro imprescindible para el desarrollo del sector, una oportunidad mas para proyectar el fitness, para convergir las distintas tendencias, un centro de negocio, de formación, de actualización y también de diversión. No faltéis, os interesa. Nos vemos en la feria.

 

Etiquetas: Gym Factory, Revista, Gestión, Antonio Manzano, Fitness

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información