Spanish English French German Italian Portuguese

Crecimiento y difusión del Fitness

Los datos facilitados por algunos indicadores aparentemente fiables, nos llevan a desprender una mirada optimista en cuanto a la previsión de crecimiento del Fitness. Todo parece apuntar hacia un nuevo auge en la apertura de centros de variada tendencia, dentro de nuestro sector. La conformación de diferentes modelos es síntoma de buena salud en el gremio; buena prueba de ello es la eclosión de cadenas de gimnasios, hecho que confirma el interés que suscita en nuevos inversores el potencial negocio de esta actividad, pues no se daría tal situación si los estudios prospectivos  previos  no auspiciaran buenos resultados.

Desde que surgió la proliferación del gimnasio comercial, el Fitness y el amplio concepto que engloba, ha mantenido un progresivo crecimiento, a veces de forma impetuosa y otras algo ralentizado, sin llegar a detenerse del todo, pese haber vivido y padecido la larga crisis económica de los últimos años, mostrándose incluso como uno de los sectores más resistentes, respaldado por una masa social lo bastante grande como para que nuestra actividad pueda considerarse consolidada.

Desde una perspectiva amplia, podemos estimar que el Fitness goza de tan buena salud como sus habituales practicantes. Pero que algo parezca funcionar bien no obsta para que pueda ser mejorado, y si atendemos a la patente realidad, fácilmente apreciaremos que la capacidad potencial de crecimiento en nuestro caso es de grandes proporciones. Si nos acogemos a los datos que indican el aún bajo porcentaje de individuos practicantes habituales de ejercicio físico, la advertencia inmediata es que el número de aquellos que permanecen ajenos a esta práctica es sustancialmente superior. El dato resultante revela la existencia de un gran margen de actuación para que la práctica del Fitness continúe creciendo a buen ritmo.

No tengo completamente aclarado el concepto a cerca de por qué el Fitness ha llegado a convertirse en una de las prácticas deportivas más demandada, aun habiendo sido testigo directo de todo su proceso evolutivo. Sin duda obedece a una sucesión de factores encadenados que requeriría un minucioso estudio por su recorrido histórico, cuyo conocimiento nos proporcionaría valiosos datos para influir en su expansión.

Ya en otros artículos me he manifestado abierta y constructivamente crítico con nuestro sector, en lo que a trabajar por la difusión del Fitness se refiere. Pues contando con una panoplia de elementos favorables, no se aprecian iniciativas coordinadas que traten de aprovechar esta circunstancia para impulsar la demanda, objetivo factible si nos atenemos a los datos, y desde luego rentable en términos generales.

Por alguna “inexplorable” razón nuestro sector parece adolecer de falta de sentido corporativista, pues aunque existan determinados compartimentos dedicados a la formación, información y difusión del Fitness, estos muestran cierto aislamiento que en algunos casos, dejan vislumbrar un atisbo de premeditado elitismo. No lo censuro, ya que las aportaciones que ofrecen a la mejora de la calidad profesional dibuja una línea ascendente en el prestigio de nuestras actividades. Sin embargo, el desarrollo global de cualquier actividad profesional requiere de todos sus componentes; y siendo evidente que en el Fitness destaca su gran capacidad innovadora y ágil adaptación a las más exigentes demandas, también lo es su escasa capacidad para configurarse como corporación que trabaje y actúe con  solidaria vocación en la defensa e interés de todos sus miembros.

Por lo que me consta, no es reconocible dentro de este ya muy crecido gremio, la existencia de importantes desavenencias o conflictos de intereses, que dificulten la unificación sectorial. La razón o una de las razones probables de esta inacción, puede deberse a una especie de indiferencia pasiva sustentada en una exigua conciencia de grupo, de pertenecer a una colectividad que unificándose alcanzaría la fortaleza necesaria para actuar en beneficio de todo el sector.

No ignoro que la heterogeneidad empresarial de nuestro gremio puede ser otro de los escollos en el intento de crear una corporación, quizás el más difícil de superar; no tanto por divergencias conceptuales, cuanto por ausencia de cálculo de consecuencias que, personalmente, estimo beneficiosas.

Quiero ser optimista y pensar que no pasará mucho tiempo antes de que veamos aparecer iniciativas serias que obtengan respaldo mayoritario del sector. La mía empieza aquí, tratando de hallar aliados que compartan mi criterio. Si los hay, agradecería que me lo hicieran saber. Gracias.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información