Spanish English French German Italian Portuguese

La videovigilancia en las instalaciones deportivas

Desarrollo de los principios básicos que marca la LOPD a la hora de la captación de imágenes que es fundamental respetar, y qué obligaciones marca la Ley para la recogida de las imágenes.

En esta cuarta entrega, el autor, sigue adentrándonos en el mundo de la Protección de Datos Personales dentro de los centros deportivos. Esta vez dando las nociones necesarias para que la instalación de cámaras de videovigilancia no suponga una infracción ante la Agencia Española de Protección de Datos. La instalación de cámaras ha de responder a un objetivo concreto y la mayoría de las cámaras están instaladas por motivos de seguridad, aunque también las hay que lo que pretenden es controlar el cumplimiento de las obligaciones del trabajador.

Como y a vimos en artículos anteriores, la imagen de una persona es considerada un dato de carácter personal. La seguridad y la vigilancia, elementos presentes en la sociedad actual, no son incompatibles con el derecho fundamental a la protección de la imagen como dato personal, lo que en consecuencia exige respetar la normativa existente en materia de protección de datos.

Es un sector que ofrece múltiples medios de tratar datos personales, como pueden ser los circuitos cerrados de televisión, grabación por dispositivos «webcam», digitalización de imágenes o instalación de cámaras en el lugar de trabajo.

Pero, qué obligaciones marca la Ley Orgánica de Protección de Datos para la recogida de las imágenes? Qué consentimientos estamos obligados a recabar del usuario para la colocación de una cámara de videovigilancia? Y por otro lado, qué limitaciones de espacio, lugar... estamos obligados a respetar cuando nos disponemos a colo- car un sistema de videovigilancia? Analizamos por partes. Es importante saber, que La seguridad y la vigilancia, elementos presentes en la sociedad actual, no son incompatibles con el derecho fundamental a la protección de la imagen,

incluida su reproducción o emisión en tiempo real o un trata- miento que resulte de los datos personales relacionados con aquéllas. Existen unos principios básicos que marca la LOPD a la hora de la captación de imágenes que es fundamental respetar:

  • Debe existir una relación de proporcionalidad entre la finalidad perseguida y el modo en el que se traten los datos. No podemos aprovechar la videocámara de entrada al recinto deportivo, para grabar a su vez las ventanas de los vecinos próximos.
  • Debe informarse sobre la captación y/o grabación de las imágenes. Mediante carteles identificativos donde conste quién recoge las imágenes (el gimnasio) y ante quién podemos ejercer los derechos ARCO (Acceso, Rectificación, Cancelación y Oposición).
  • Las cámaras y videocámaras instaladas en espacios privados no podrán obtener imágenes de espacios públicos.
  • Podrían tomarse imágenes parciales y limitadas de vías públicas cuando resulte imprescindible para la finalidad de vigilancia que se pretende, o resulte imposible evitarlo por razón de la ubicación de aquéllas.

En ocasiones, la cámara de entrada al recinto recoge parte de la acera, siempre y cuando sólo recoja lo necesario para grabar la parte que da acceso al recinto.

- El uso de sistemas de videovigilancia deberá ser respetuoso con los derechos de las personas y el resto del Ordenamiento jurídico. Fundamental que el derecho a la intimidad que de protegido, como las imágenes susceptibles de afectar a los derechos a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de datos. Deberán tenerse en cuenta estas circunstancias respetando tales derechos, no captándose imágenes de personas identificadas o identificables en los lugares en los que se realiza materialmente la práctica deportiva. Salvo que expresamente se a vise (grabación de una clase con- creta) Quedan totalmente prohibidas las cámaras instaladas en vestuarios, vestidores, baños... etc.

- Las imágenes se conservarán por el tiempo imprescindible para la satisfacción de la finalidad para la que se recabaron. Aquellas recabadas para vigilancia se destruirán como máximo, al cabo de 30 días.

Respecto a las obligaciones que tiene que cumplir el responsable del fichero a la hora de proceder a la instalación de un sistema de videovigilancia, podemos enumerarlas en:

• Inscribir un fichero ante la Agencia Española de Protección de Datos, siempre y cuan- do se proceda a la grabación de las imágenes. En caso contrario, cuando consista exclusiva- mente en la reproducción o emisión de imágenes en tiempo real, pero si no se graba, no es necesario.

• Deber de informar: El “famoso” cartel amarillo, será el que tengamos que colocar para in- formar. Deberemos colocar uno en todas y cada una de las zonas videovigiladas. No basta con poner un cartel en la entrada si tenemos más cámaras por el interior del gimnasio.

 

Además el responsable del fichero dispondrá de un impreso con toda la información a la que se refiere el artículo 5 LOPD. Por “La imagen de una persona es considerada un dato de carácter personal, pero la seguridad y la vigilancia no son incompatibles con el derecho fundamental a la protección de la imagen.” tanto el impreso deberá informar al menos sobre:

• La existencia de un fichero o tratamiento de datos de carácter personal, dela finalidad de la recogida de éstos y de los destinatarios de la información.

• La posibilidad de ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición. La identidad y dirección del responsable del tratamiento o, en su caso, de su representante.

 

Por último, es fundamental saber a su vez, que la instalación de cámaras de vídeo-vigilancia debe hacerse por entidades autorizadas por el Ministerio del Interior, siempre y cuando la instalación de las mismas esté conectada a un sistema de seguridad con conexión directa a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Para todos los demás casos, la instalación podrá ser efectuada por cualquier persona.

En resumen, no se trata de ser expertos en vídeo-vigilancia, sino de entender las obligaciones que comporta la instalación de un sistema de vídeo-vigilancia por una entidad privada, como pueda ser un centro deportivo, y tener claro que como usuarios, es fundamental conocer que la grabación de nuestra imagen es muchas veces necesaria y nos puede reportar seguridad y tranquilidad. En cambio, en ocasiones es utilizada de manera incorrecta y no debemos permitir un uso ilícito que pueda entrañar un menos- cabo de nuestro derecho a la intimidad, y por supuesto que como con cualquier otro dato de carácter personal, siempre podremos hacer uso de nuestros derechos de Acceso, Rectificación, Cancelación y Oposición.

 

Etiquetas: Gym Factory, Revista, Gestión, jaime perea, videovigilancia, seguridad, LOPD

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información