Spanish English French German Italian Portuguese

De la subida del IVA a la evolución del sector: Una aproximación a los últimos años

Han transcurrido ya más de tres años desde que el sector del Fitness en España fuese golpeado fuertemente a causa de la Resolución del 2 de Agosto de 2012 de la Dirección General de Tributos sobre el tipo impositivo aplicable a determinadas entregas de bienes y prestaciones de servicios en el Impuesto sobre el Valor Añadido, a partir del Real Decreto-ley 20/2012 de 13 de julio, el cual estableció el cambio del tipo impositivo aplicable a los servicios prestados a personas físicas que practicasen el deporte o la educación física, pasando del 8 al 21%.

Como reacción a este aumento de 13 puntos en el tipo impositivo, en 2012 el 77% de las instalaciones repercutieron la subida del IVA en los precios a sus clientes, disminuyendo con el paso de los años hasta tan solo un 31% durante el segundo trimestre de 2014.

En cuanto al incremento en la aplicación del IVA, en 2012 el 51% de las instalaciones deportivas repercutió en el precio final del usuario los 13 puntos, disminuyendo también esta cifra hasta un 20% en 2014 (FNEID, 2014). Por aquél entonces, siguiendo los datos del barómetro para la medición del impacto en la subida del IVA elaborado por la FNEID, el  93,75 % de los Empresarios de Instalaciones Deportivas en España veían peligrar su negocio, dato que posteriormente sería parcialmente confirmado a la vista de la evolución en el número de gimnasios y centros deportivos en España (Figura 1). 

Figura 1. Evolución número de Gimnasios y Centros Deportivos en España. Elaboración propia a partir del Sumario de Estudio Sectores de DBK

 

Por otra parte, los efectos de la subida del tipo impositivo generaron un descenso del 18% en el número de personas que trabajaban en el sector de las instalaciones deportivas, pasando de 75.000 trabajadores en 2009 a los 62.000 en 2015 (El Economista, 2015). No obstante, en la actualidad el porcentaje de variación en la facturación de los gimnasios y centros deportivos en España se encuentra en aumento, habiendo pasado de una disminución del 7,5% en 2012 a un incremento del 3% al cierre del último año (Figura 2).

Esta mejora aparece reflejada en los datos obtenidos en el Estudio Anual del Mercado del Fitness en España (Life Fitness, 2015), en los cuales el 31,3% de los encuestados perciben la situación económica del sector como “buena”, por un 50,93% que la considera “regular”, mientras un 12,1% la califica como “mala”. Sin embargo, este mismo estudio refleja como la subida del IVA efectuada en 2012 aún se sigue considerando como la principal amenaza para una tercera parte del sector.

 

Figura 2. Variación en la Facturación de los Gimnasios y Centros Deportivos en España. Elaboración propia a partir del Sumario de Estudio Sectores de DBK

 

Por otra parte, mientras la evolución en el número de gimnasios en España se veía reducida como consecuencia tanto de la crisis económica como de la subida del IVA, comenzó a producirse la aparición de los primeros centros Low-Cost situados dentro de una estrategia de liderazgo en costes. Aunque en España este tipo de centros tienen una vida muy corta, en otros países como Alemania y Estados Unidos albergan una experiencia de más de 15 y 20 años respectivamente (De la Cámara, 2015), lo cual lleva a pensar que es un modelo propenso a perdurar en el tiempo. De hecho, a raíz tanto de la evolución en el número de aperturas observado en la Figura 3 como de los datos obtenidos por Life Fitness, donde son los gestores de este tipo de instalaciones quienes presentan el mayor nivel de optimismo sobre la percepción económica del sector, parece confirmarse la consolidación de este modelo de centro deportivo.

Figura 3. Variación en el número de gimnasios y empresas Low Cost (Tomado de Valcarce y López, 2013, 2014 y Valcarce, López y García Fernández, 2015, 2016)

 

En este sentido, De la Cámara (2015) considera que la reducida cuota de estos centros ha permitido que acudan a centros deportivos personas que anteriormente no lo hacían por tener al precio como principal barrera. A su vez, teniendo en cuenta la coincidencia con el periodo de crisis en España, la aparición de estos centros ha podido generar un papel importante en el mantenimiento de la práctica de actividad física de usuarios habituales, y que de no ser por este tipo de instalaciones, no podrían haber hecho frente a este gasto.

El modelo Low-Cost no ha sido el único en proliferar en los últimos años, también lo han hecho los centros de electro-estimulación pasando de abrir sus primeras instalaciones en 2013 a contar con más de 343 repartidos en 59 empresas en 2015 (De la Cámara, 2015) y los Box de Crossfit, de 5 centros en 2010 a los 207 en 2014 (Life Fitness, 2015), tendencia similar a la experimentada por los centros de entrenamiento personal y a la prevista para los nuevos gimnasios de boutique.

Sin lugar a dudas, durante los últimos años el sector ha presentado una gran evolución por el camino de una fuerte crisis económica y el duro golpe de la subida del tipo impositivo. No obstante, según el Informe DBK (2015) la facturación del sector podría elevarse hasta el 4-5% en el bienio 2016-2017, mientras la tecnología a través de los wearables y las APPs parecen llamar a captar el protagonismo en los próximos años.

 

Referencias Bibliográficas

 

Etiquetas: Gestión, Fitness

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información