Spanish English French German Italian Portuguese

Feliz-Si-Das: la clave para mejorar tu rendimiento y el de tu empresa

Érase una vez, éste que te escribe, tenía una empresa, con un equipo de trabajo al que dirigía, lo hacía inconscientemente, repitiendo patrones que había visto y experimentado en mis anteriores trabajos, imitaba a otros compañeros empresarios que me rodeaban, nadie me había formado para gestionar personas, para gestionar emociones, ni las mías y las de mi equipo.

Y llegó el estrés, pensando que lo controlaría. Y llegó el diagnóstico de ansiedad y varias visitas a urgencias del hospital. Y llegó el pozo, que me paralizó, me inutilizó y me hizo caer en una enfermedad ingrata, incomprendida y angustiante… la depresión. Haciendo que mi negocio cayera conmigo.

Ojalá en esa época hubiera tenido la información actual, los recursos y herramientas a los que llegué por necesidad, por desesperación y gracias a agarrarme a ese clavo ardiendo del desarrollo personal (bendito clavo!) que me salvó la vida).

Ahora, a día de hoy, tengo el mismo objetivo que tenía hace 20 años, Ser Feliz, quiero sentir Felicidad, en el mayor número de horas posibles en mi vida, hoy quiero confesar que todo lo que hago, mi emprendimiento, mi día a día, mi Tragozo (trabajo y gozo) lo hago para sentir Feliz-Si-Das.

Llegó un día en que un gran maestro me puso la atención en esa famosa palabra y la partió, la matizó y le dio un sentido desconocido para mí hasta entonces. Hoy 20 años después con toda la humildad del mundo, reuniendo valor a pesar del miedo, me voy a atrever a intentar ponerte por delante las excelencias y beneficios de Ser Feliz-Si-Das, para que no tengas que pasar por lo que yo y empieces a Dar y Darte para tu máximo beneficio y el de tu empresa.

Así es, la propia palabra nos lo está indicando, el hecho de Dar, nos aporta Felicidad, Dar lo mejor de ti, Dar de forma incondicional, Dar sin esperar nada a cambio, ahí está el truco, ahí está el secreto, como decía la Madre Teresa de Calcuta, Dar hasta que duela.

¿Y que podría dar yo a los que me rodean en mi negocio?

Que te parece una sonrisa agradable, una mirada cómplice, un reconocimiento, una palmadita en la espalda, una palabra positiva, hay tantas posibilidades para Dar, hay tantas oportunidades para hacer un acto consciente que genere cercanía, complicidad y confianza en los que te rodean, que con un poco de práctica te puedo garantizar que merecerá la alegría.

Integra esto que te voy a compartir… “Todas las cosas que salen de ti, regresan a ti”. Así que no es necesario que te preocupes de lo que vas a recibir, mejor preocuparte por lo que vas a Dar. Es cuestión de tiempo que vayas confirmando la efectividad y el beneficio de ese Dar consciente, teniendo en cuenta que ese recibir tras el Dar, puede venir a través de cualquier vía, cualquier persona o en cualquier formato. 

Entiendo que pueda rechinarte, que pueda estar fuera de tu paradigma, de tu creencia habitual, pero me atrevo a compartir esto contigo, por el mucho bien que esta práctica ha producido en mi proceso personal y profesional.

 

Da ejemplo a los que te siguen, pues eres su referencia, no imitarán  lo que les digas, pero si seguirán lo que te vean hacer. El ejemplo no es la principal manera de influir sobre los demás, es la única.

Date las mismas oportunidades que te gustaría que te dieran. Confía en ti. No todo tiene que salir a la primera. Como le dijo la gota de agua a la piedra: “Tú serás dura, pero yo tengo tiempo”. Y si pierdes alguna, tampoco pasa nada, pues la vida te va a dar otra oportunidad… se llama mañana. 

Da soluciones a los problemas, enfoca tu atención en las soluciones. Se puede ver el vaso medio lleno o medio vacío, pero también completamente lleno de agua y aire. Todo depende de que veas las situaciones desde la carencia o desde la abundancia.

Date un regalo de vez en cuando y segrega conscientemente endorfinas en tu cerebro, eso bajará los niveles de estrés en tu cuerpo y te ayudará a ser más afectivo y efectivo en tus acciones diarias.

Da un primer paso, no necesitas ver toda la escalera, basta con que veas el primer peldaño. Atrévete y toma acción, si el plan A no funciona, recuerda que el abecedario tiene 26 letras más.

Date la oportunidad, de equivocarte, de cometer errores, de fallar alguna vez en tus decisiones, siento decírtelo pero no eres perfecto, como nadie lo es, eso te hará tener una mayor autoestima y ser más comprensivo con los errores de los que te rodean, que como seres humanos que son, también tienen derecho a tenerlos.

Da las gracias, a los que te rodean, por muy mínima que sea la acción positiva que hayan realizado, la gratitud es muy poderosa, genera una energía que hace bien a tu negocio, mientras estas agradeciendo no te estás quejando y las personas que reciben ese gracias, se sienten bien y produce en ellos unas ganas tremendas de seguir haciendo bien las cosas. A veces, recibir gestos de reconocimiento, es más valorado que una subida de sueldo.

Date un respiro, permítete escaparte unos minutos, unas horas o unos días, para desconectar, para recargar pilas y volver mucho más creativo, energético, ilusionado y aportar mayor cantidad y calidad de nuevas ideas para tu negocio. Si cortas árboles y más árboles y no paras nunca para afilar el hacha, cada vez tardarás más en cortar un árbol, y con más esfuerzo, así que afila tu hacha!

Da lo mejor de ti, para que cuando te pregunten en una entrevista ¿Cómo es su empresa? puedas responder lo siguiente: en esta empresa somos positivos, los problemas son retos, no obstáculos. Trabajamos en equipo, amamos lo que hacemos y somos proactivos.

 

Recuerda que cuando das, te das a ti mismo, que tu generosidad te hace más grande, pues cuando das lo que tienes te haces merecedor de recibir lo que te falta. Te puedo garantizar que ese dar consciente, conduce a recompensas sorprendentes por encima de nuestro razonamiento.

Tienes mucho que dar ahí dentro. Del mismo modo que a ti te gusta recibir, a los demás también. Cada una de tus acciones hacia los demás, son semillas que darán su fruto, para ti y para tu negocio, esto es una carrera de fondo, donde el que aporte mayor ritmo, constancia, esfuerzo y disciplina, será el que cruce primero la meta de llegada.

Cuídate mucho, para que los que te aman puedan disfrutar de ti, descansa, permítete caer y levantarte tantas veces como sea necesario, disfruta de ese Dar, que ya es el premio, todo lo bien que te sientas en el camino, es lo que merece la alegría, no es dónde llegues, sino cuánto de bien te lo hayas pasado en el camino.

Da respeto, Date alegrías, Da cariño, Date amor, Date… Da todo aquello que te gustaría recibir.

Te deseo toda la Feliz-Si-Das que te mereces por haber quedado primero en aquella épica carrera en la que fuiste justo vencedor, entre trescientos millones de espermatozoides.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información