Spanish English French German Italian Portuguese

Un respiro para los centros privados no low cost

Los centros privados que no son low cost están viviendo una “segunda oportunidad”. Sin duda está claro que los clientes se han acostumbrado a pagar menos por el servicio, pero la realidad es que cada vez son más los consumidores que se “han creído” esto de que la crisis ha acabado y están empezando a gastar más dinero en sí mismos.

Juan Erroz, Director General de Accura, comenta que hay una mejora notable en la percepción de la gente en cuanto a la crisis, lo que no implica que está superada, sino en proceso de superación. Lo que le ha pasado a Ryanair está ocurriendo también en nuestro sector. Los usuarios quieren precios asequibles, pero con un poco de servicio añadido. Por tanto, las empresas de bajos precios están subiendo sus servicios y aumentando sus precios. En muchas poblaciones se equiparan los precios de los clubes tradicionales con los que se llamaban de bajo coste. En más de una localidad española los centros de precios bajos están entrando en una batalla de servicios que no se planteaba hace un par de años.

Las instalaciones deportivas no low cost son el modelo damnificado entre 2014 y 2015, en cuanto a ingresos se refiere pasando de 1.107.479€ en 2014 a 1.084.783€ en 2015, lo que supuso un descenso del 2,05% en relación al 2014. Dentro de estos ingresos también se puede observar un cambio ligeramente sustancial en la distribución de los mismos pasando de 77,11% a ser 74,90% lo que suponen los ingresos por cuotas y del 22,89 al 25,10% lo que suponen los ingresos medios por cursos y atípicos. Esto denota la importancia de los cursos y atípicos para este tipo de modelo. Marcos Baroja, Director General de Infinit Fitness, explica: “En nuestro modelo, los ingresos fuera de cuota son básicamente los de Entrenamiento Personal. Sí creo que el entrenamiento personal va a seguir creciendo. Creo que no necesariamente relacionado con el nivel de renta de nuestros socios sino por la percepción de valor de este servicio. El cliente está siendo cada vez más consciente del valor de entrenar con un entrenador profesional y bien formado.”

El descenso en los ingresos mencionados queda respaldado por la media en los porcentajes de crecimiento facilitado por los operadores, los cuales se han visto mermados en relación al año anterior. Respecto al porcentaje de ingresos totales se ha reducido algo más de 9,8 puntos porcentuales llegando a un crecimiento negativo del -2% de 2015; y en relación al crecimiento de ingresos en cuotas se puede observar una reducción de casi 3,8 puntos porcentuales, siendo en 2015 un crecimiento del 4,80%.

Independientemente del crecimiento, del 2014 al 2015 se ha experimentado un aumento tanto en la cuota media como en los ingresos medios por cliente. Mientras que en 2014 los datos se situaron en 46,8€ y 57,04€ de cuota e ingreso respectivamente, en 2015 experimentaron un aumento mayor del 15% en ambos casos situando ambas medias en 54,58€ y 67€ respectivamente. Si analizamos estos datos, podemos darnos cuenta de que cada año distan más de los del modelo Low Cost, lo que parece indicar que los operadores de este modelo tratan de diferenciarse por esta vía.

En cuanto a si la evolución del modelo "no low cost" se está desarrollando de forma diferente según las poblaciones dentro de España, Marcos Baroja opina que sí, para ellos cada ubicación tiene sus particularidades y hay que analizarlas con detenimiento y darle un trato diferenciado incluso dentro de un mismo modelo de negocio como es el de Infinit Fitness.  

Otro de los indicadores que han experimentado crecimiento ha sido la superficie media de las instalaciones de este modelo, concretamente ha pasado de 2.083m² en 2014 a 2.600m² en 2015, un incremento del 24,82%. Esto, acompañado a su vez de un ligero descenso en el número de usuarios medio de 100 usuarios aproximadamente, hace que el espacio para los usuarios aumente a 1,71m2 por usuario. Este aumento de espacio sin duda busca ofrecer una experiencia de calidad al cliente e indirectamente alejarse aún más del concepto “Low Cost”.

Sin duda, cabe destacar que este modelo se está convirtiendo en el modelo por excelencia para las mujeres. Si ya en 2014 la media de mujeres se situaba por encima del 50% superando al número de hombres, en 2015 aumentó este porcentaje medio de distribución en 5,21 puntos porcentuales, llegando al 56,31% de mujeres respecto del total de usuarios.

La media en el gasto de amortizaciones, renting, leasing y alquileres incrementa en relación al 2014, pasando de 156.164€ a 183.626€ en 2015, lo que supone un aumento del 17,59%.

Para finalizar, destacando la distribución de los costes en función de los ingresos se aprecia un aumento de 7,03 puntos porcentuales en el coste de los RRHH pasando del 32,7% al 39,73% en 2015. Respecto al coste de los suministros se observa un descenso de 1,46 puntos siendo en 2015 del 8,84%. Y en relación a los costes en marketing aumentaron 0,93 puntos porcentuales situándose en el 4,03%.

La fisonomía del sector está cambiando, y sobre todo para los centros pertenecientes al modelo de no low cost. Muchas empresas han optado por la especialización por la diferenciación y está empezando a funcionar. Ahora que empiezan a entrar en el juego los centros boutique, de los que habla Juan Erroz, quien considera que son una opción que veremos en nuestro país en los próximos 2-3 años, cuando el consumidor esté más habituado a este concepto. De esto mismo habla Marcos Barjoja, a quien le parece una opción interesante pero difícil de implantar correctamente y opina lo siguiente “si se diferencia muy bien los dos productos para que sea percibida esa diferenciación por parte del socio del centro puede tener mucho éxito”.

Veremos si se convierten en aliados o en verdugos de los centros privados tradicionales. Está por escribir esta parte de la historia.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información