Spanish English French German Italian Portuguese

Diga SÍ!! - Diga NO!!

Ser honesto y libre en el deporte y la vida significa poder decir lo que uno piensa y siente en cada momento. O sea, poder decir SI o NO: lo quiero o no lo quiero; lo hago o no lo hago; me conviene o no me conviene. Ser libre significa poseer la independencia intelectual y emocional para decidir sobre esto o aquello – con un SI o un NO - por y para uno mismo.

DIGA SI !!!

La simple y breve palabra SI posee un extraordinario poder: Me quieres? – SI!; ¿quieres casarte conmigo? – SI!; lo he hecho bien? – SI!; nos vamos de vacaciones? – SI!; ¿quiero ser feliz? – SI; ¿quiero esta persona en mi vida? – SI.

El SI indica una condición real o hipotética que se ha de cumplir necesariamente para que sea cierta o se produzca lo que se expresa. Por ejemplo: SI te apresuras, lo alcanzarás; SI hubiera autobús en mi pueblo, no vendría en bicicleta; SI hace buen día, iremos al parque.

El SI también indica una circunstancia real que permite deducir o afirmar lo que se expresa. Por ejemplo: SI hay luz en la casa es que hay alguien dentro; SI nos lo ha prometido, seguro que lo hará; SI hace solo dos días nos lo afirmaste, ¿cómo lo niegas ahora?

A todos nos encanta escuchar la palabra SI, especialmente cuando se expresa en relación a nuestra persona. No obstante, tanto como nos gusta escucharlo, también debemos saber dar el SI a los demás. Ese SI es un signo de maestría y poderío personal, así como de madurez y confianza.

El SI es la esencia del amor, y concierne tanto la capacidad de compromiso con alguien como la capacidad para dar el debido valor a las cosas. El SI protege y reclama, nutre y revitaliza, motiva y avanza. El SI representa la generosidad y adopta muchas formas distintas: una sonrisa, o una mirada de interés y admiración. No obstante, cuando quiera dar ese SI, tómese un tiempo de reflexión ya que apresurarse puede conducir a una desilusión. Diga SI con sensatez y le ocurrirán cosas positivas.

DIGA NO !!!

Para ser el dueño de nuestro propio mundo la palabra NO posee tanto fuerza como la palabra SI ... o quizá más. Nuevamente nos encontramos ante una sencilla palabra que, a igual que SI, confiere un poder y un alcance extraordinario – pero en dirección y sentido opuesto. 

El NO, se utiliza para negar, y puede constituir por sí solo una respuesta negativa: NO me lo ha dicho; han dicho que mañana NO vendrán; ¿quieres ser feliz? – NO; ¿quiero esta persona en mi vida? – NO.



Por otro lado, el NO repetido refuerza la negación y se utiliza especialmente en respuestas o réplicas: NO, NO sé nada de él; NO, NO quiero verlo más. Por lo tanto, cuando Vd. no esta de acuerdo o no desea hacer algo, simplemente diga NO.

Ahora bien, esta claro que a muchas personas les resulta difícil – sino imposible – decir NO. Existen muchas personas cuyo baja autoestima les impide pronunciar un NO, y dicen que SI a todo y todos, incluso en contra de su propia voluntad. El NO, mucho mas que el SI, define, con claridad y con mayor contundencia, sus grados de limitaciones y libertades, así como las posibilidades de lograr una vida feliz.

Ahora bien, ¿por qué le resulta difícil tener que indicar a los demás que no desea hacer lo que otros quieren que haga?; ¿teme que su NO le hará perder algo, que causará daño a los demás, o que pondrá en peligro las relaciones y el afecto que recibe de los demás? Cuando Vd. dice SI, pero en realidad quiere decir NO – o viceversa - no esta siendo ni honesto ni sincero consigo mismo ni con los demás. Es más, estará condicionando a la otra persona a que espere un SI ante todas sus peticiones. Con el paso del tiempo, cuando Vd. finalmente es capaz de pronunciar el NO, la otra persona se sentirá ofendida y engañada, y además pensara que Vd. es un veleta y que no tiene ni idea de lo que dice.

Saber decir que NO y establecer los propios límites no es nada sencillo pero, aunque cause cierta ansiedad o malestar, uno debe aprender a hacerlo. Es preferible decir NO y que los demás se molesten con nosotros, que decir SI y que nos molestemos con nosotros mismos. Decir NO cuando no se quiere algo, es una forma de expresar autoestima. Además, decir NO con frecuencia a lo insignificante y trivial, nos permite decir un SI a lo mas importante.

Si el tener que decir NO le resulta incomodo, quizá se porque Vd. ha dicho que SI tantas veces, durante tanto tiempo, de forma inconsciente, y de forma falsa, que ahora le es imposible cambiar. En tal caso será necesario tratar el tema con uno mismo y proporcionarse una explicación respecto a sus comportamientos y luego corregirlos.

Incluso, si todo lo anterior es verdad, representa un problema que jamás se resolverá hasta que Vd. comience a decir exactamente lo que le dicte su mente y corazón en cada momento. Además, el autentico poder del NO radica en su capacidad para suscitar la pregunta: ¿por qué? Pronuncie el NO y deje que a partir de ese momento el problema le pertenezca al otro. La mayoría de los problemas en la vida surgen cuando emitimos un SI demasiado rápido o un NO demasiado tarde – o viceversa.

Vd. no le debe nada a nadie. No debe un SI cuando desea expresar un NO, sea cual sea la situación. Y recíprocamente, tampoco debe decir NO cuando desea dar un SI. Una buena regla para recordar es la siguiente: diga SI sin sentir miedo y diga NO sin sentir culpa.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información