Spanish English French German Italian Portuguese

feria gym factory madrid

¡Hey Prima Donna!

El mundo del deporte profesional esta colmado de una cantidad ilimitada de beneficios externos e internos. Los deportistas reciben ingentes cantidades de dinero, adoración, fama, y adulación; todo ello por realizar un trabajo que la mayoría de nosotros mataríamos por realizar gratuitamente. Por tales motivos es un realmente un milagro que la mayoría de ellos sean capaces de mantener una perspectiva real y comportarse como personas razonables. No nos sorprende que tal estilo de vida tiende a convierte a algunos de ellos en perfectos prima donnas. 

El mundo deportivo a menudo actúa como un gigantesco imán que atrae a los egos mas hipertrofiados así como a los caracteres humanos mas descontrolados y explosivos. En tal sentido, ellos mismos consideran muy difícil estar equivocados cuando todo el mundo los trata como dioses. En tales circunstancias no tardan mucho en creerse la enorme mentira que viven, y portarse como si en efecto fuesen dioses.

Pues bien, a esos deportistas típicamente arrogantes, narcisistas, histéricos, e histriónicos que van por la vida como falsos dioses perdonando a los demás, y que se creen por encima de todo y de todos, se les conoce como “prima donna.” El prima donna representa el total opuesto de la humildad, la mesura, y la modestia.

Virtualmente todos los equipos deportivos poseen mas semejanzas que diferencias. La mayoría de ellos poseen jugadores ruidosos, silenciosos, duros, blandos, disciplinados, indisciplinados, honestos, deshonestos, teatreros, cobardes, y peleones. Pero entre toda esa maraña humana también habitan los prima donnas, aquellos cuyo enorme ego les lleva al mayor de los autoengaños, para pasar a considerarse a si mismos como un ser celestial mas grande que la vida misma. 

El termino italiano “prima donna” fue originalmente utilizado para designar la primera dama o la primera figura femenina – como Montserrat Caballe o María Callas - en las operas o comedias, y originalmente era una soprano. Cuando la primera figura era un hombre se le denominaba “primo uomo,” siendo casi siempre un tenor. El termino también alude a la excelencia técnica y/o artística. 

Por otro lado, el diccionario define el deportista con caracteristicas de prima donna como un individuo excesivamente temperamental, vanidoso, indisciplinado, egocéntrico, presumido, extravagante, abnegado, y engreído, a quien le resulta difícil – sino imposible - trabajar en equipo y a las ordenes de sus superiores. Además, y como se consideran perfectos, tienen la mala costumbre de echar la culpa a los demás por sus propios errores.

Tanto en el vestuario como en la cancha deportiva, el prima donna hace su entrada triunfal llamando la atención de tal manera que todo el mundo sepa que esta ahí. El prima donna necesita y ama la atención y adulación de los demás, sea cual sea. Durante el partido siempre encuentra ocasión para fingir una lesión, lanzarse al césped y agarrarse la cabeza para aclamar un penalti, e incomodar o insultar al arbitro. Todo indica que estos individuos no solo son brillantes deportistas sino que también poseen extraordinarios dotes en las artes dramáticas.

Algunos de ellos incluso se convierten en importantes distracciones para sus respectivos equipos. Incluso sus propios compañeros lo pueden tratar de forma derogatoria de ser un reverendo prima donna. Y lo son porque suelen estar considerablemente mas interesados en ellos mismos que en el bien común del equipo. Resulta muy difícil trabajar y contar con este tipo de persona. 

Todos sabemos que los conejos poseen un par de enormes y preciosas orejas que se mueven con facilidad de un lado al otro en busca de sonidos. Pues bien, en ocasiones los individuos que se comportan como un prima donna presentan lo que en la jerga deportiva de los EE.UU. se conoce como “orejas de conejo” o “rabbit ears” en Ingles. 

Este singular termino aplica a un jugador inseguro, engreído, e hipersensible que escucha muchas cosas durante el partido – cosas que en realidad no puede ni debe escuchar. Un jugador con orejas de conejo se pone nervioso y se hunde cuando la afición lo abuchea o insulta. Este fenómeno de hipersensibilidad y fragilidad emocional extrema también se da en algunos árbitros – también inseguros e hipersensibles – que toman nota de todo lo que se les hace y dice a lo largo del partido, con el fin de ponerlos nerviosos  y cometan errores.  

Finalmente, si bien estos deportistas son idolatrados por los aficionados y los medios, en general no logran el autentico respeto y reconocimiento que se merecen. No obstante, siempre están en el medio de las noticias, y no necesariamente por buenas razones…

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información