Spanish English French German Italian Portuguese

El ejercicio físico también combate el Alzheimer

Si padeces o cuidas a alguien que sufre la enfermedad del Alzheimer y alguna vez te has cuestionado qué pueda hacer el ejercicio físico para luchar o ayudar contra esta enfermedad neurodegenerativa, simplemente tienes que leer estas líneas en las cuales te voy a arrojar algo de luz a esas preguntas.

Continuar leyendo

La AF juega un papel importante sobre la Psoriasis

Es posible que penséis que la psoriasis es un problema estético, una afección de la piel. Este error suele ser común y pese a lo que se pueda creer la psoriasis es un problema del sistema inmune, en el que unas células específicas (linfocitos T) actúan de forma anómala, causando la activación de otros mecanismos inmunitarios. Como efecto se produce hinchazón, picor y una rápida producción de células de piel nueva que intentan renovar la ya existente. Estos factores provocan que surjan las denominadas “placas de psoriasis” visualmente reconocibles.

Estas placas de psoriasis suelen afectar principalmente a codos, rodillas, cuero cabelludo, parte baja de la espalda, la cara, las palmas de las manos y las plantas de los pies, también en uñas y mucosidades de la boca y genitales. Además de la piel el sistema inmune puede afectar al tejido articular, en el que dicha afección puede confundirse en un primer diagnóstico con artritis reumatoide.

¿Cómo puede ayudar la actividad física?

Hay varios factores que pueden agravar la patología como son una infección, tener debilitado el sistema inmune o el estrés entre otros. Practicar deporte de forma regular puede tener un papel fundamental sobre estos factores de tal forma que mejore tanto la efectividad del tratamiento como la calidad de vida del paciente.

Realizar actividad física aeróbica proporciona grandes beneficios, este tipo de ejercicio se caracteriza por ser de baja o moderada intensidad y larga duración, implicando a la mayoría de los músculos del organismo. Actividades tales como correr, ciclismo, natación, senderismo, baile, patinaje, remo, etc. son consideradas actividades aeróbicas.

Está demostrado que actividades moderadas mejoran la efectividad del sistema inmune sin efectos contrarios, como sucede con actividades de alta o muy alta intensidad en el que los glóbulos blancos disminuyen su actividad, dicho fenómeno se denomina periodo de ventana inmunológica provocado por el ejercicio. De esta forma el sistema inmunitario se verá reforzado sin necesidad de padecer periodos de riesgo de infecciones.

La actividad física de larga duración mejora el aporte de oxígeno y nutrientes a todo el organismo, tanto de músculos como en el cerebro y sistema nervioso, haciéndolos más eficientes y disminuyendo así la fatiga de todos los órganos y sistemas. Por otro lado también colabora en que las células del sistema inmune inspeccionen mejor y más eficientemente el organismo para detectar cualquier tipo de agente infeccioso y eliminarlo

¿Cómo he de hacerlo?

Las recomendaciones indican que este tipo de ejercicio físico ha de practicarse de forma regular sumando un total de al menos 150 minutos a la semana, en el que cada sesión ha de ser de al menos de 20 minutos. Siempre y cuando no exista dolor articular y el reumatólogo no lo contraindique, se puede realizar ejercicios de carrera siendo recomendable realizarlos en superficies blandas como césped o tierra. Es recomendable usar un calzado cómodo y adecuado para la actividad que se vaya a realizar, ya que si este aprieta demasiado o no es adecuado puede ser muy perjudicial para las articulaciones del pie y aumentar el impacto sobre las articulaciones de las piernas y la columna vertebral.

Como he mencionado antes, este ha de realizarse a una intensidad moderada, este tipo de intensidad es la que nos permite mantener una conversación mientras realizamos deporte. Si durante la práctica deportiva se nos entrecorta la voz, estaremos pasando de intensidad moderada a alta, por lo que deberemos bajar el ritmo. Si se prefiere otro tipo de actividad, bien por imposibilidad debida al dolor articular o por preferencias, realizar natación, ciclismo, patinaje o actividades de remo (en aguas mansas) son actividades muy acordes ya que en este tipo de deportes no existe, o es muy leve, el impacto articular.

Es importante no comparar nuestra velocidad con los demás, ya que cada uno tiene una capacidad física diferente, siendo necesario adecuar nuestro ritmo a las pautas marcadas. La elección de la actividad vendrá marcada tanto por las recomendaciones de los profesionales como por los gustos de la persona, siendo de esta forma mucho mayores los beneficios anti estrés.

 

PRIMAVERA EN OTOÑO: El Arte de Combinar la Experiencia con la Inocencia

Guillermo A. Laich de Koller

Observando la marcha de nuestra sociedad actual es posible detectar la reciente aparición de un grupode personas que antes no existían: aquellas que hoy tienen entre cincuenta, sesenta, y setenta años. Esos individuos han logrado dar una nueva dirección y sentidoa conceptos tales comosalud, envejecimiento, y vejez. Son personas que no están dispuestas aaceptar los limites y las limitaciones que les imponen losprocesosfisiológicos y psicológicosque conducen a la decadencia y la vejez.

Esta nueva franjasocial representa unainteresante novedad demográfica y se asemeja a aquellafranja adolescente que surgió y se definió a mediados del siglo veinte.En ese momento lostérminos “adolescencia” (en los países de habla hispana) o “teenager” (en los países de habla inglesa) sirvieron para identificar una masa de jóvenescarentes de completud,tanto intelectual como emocionalmente, que no sabían como pensar, ni vestirse, ni que hacer con ellos mismos, y que se encontraban en plena inmadurez y a mitad de camino entre serniño o adulto.  

No obstante, la actual franjano esta compuesta por jóvenes inmaduros, sino por maduros jóvenes. Son personasque han llevado una vida plena y satisfactoria, y sus edades rondan los cincuenta, sesenta, e incluso los setenta años.Son hombres y mujeres independientes y trabajadores que mediante su acciones e interaccioneshan logrado cambiar el significado queantañose le otorgaba al termino “trabajo.” Dejando atrás las tristes y aburridas oficinas,cada unobusco y encontróla actividad profesional mas idónea y apasionante, cosa que les permitió dedicarse a aquello que mas amaban y disfrutaban. 

La mayoría de ellas son personas plenas y realizadas queni sueñan con la posibilidad de jubilarse.Aquellosque ya se hanjubilado disfrutan de cada uno de sus segundos, minutos, horas, y días sin temor al ocio, a la soledad, o simplemente a pasar los días sin hacer ni pensar en nada – simplemente son y están. 

Son personas que crecen desde dentro y que han desarrollado un amplio e interesante mundo interior. Disfrutan del descanso sin sentirse culpables y saben que después de años de trabajola crianza dehijos y nietos, las diversas carencias, los desvelos de todo tipo, y otros sucesos fortuitos, bien vale mirar hacia el mar con la mente limpia y diáfana. En esencia, saben combinar muy bien la experiencia de sus años de madurez con la prístina inocencia de un niño recién nacido.

Dentro de ese singular universode personas, tan curiosas como activas, la mujer desempeña un papel importante. Ella trae décadas de experiencia de hacer su voluntad en su mochilla de experiencias. Lo hace a pesar de quesus madres y abuelas hayan sido educadas exclusivamente para cocinar, criar, y obedecer. Ahora, la mujer ocupa posiciones sociales y laborales que sus madres y abuelas nohabían sido capaces ni de soñar. 

Algunas de ellas decidieron vivir solas, otras estudiaron carreras que siempre habían sido exclusivamente masculinas, otras eligieron ser madres a temprana edad, o fueron médicos, profesores, atletas, o empresarias. Estas mujeres, nacidas a lo largo de los años cuarenta, cincuenta, o sesenta no son las clásicas “suegras” que desean que sus hijos las llame por teléfonotodos los días. Son dueñas de su tiempo y también de su vida, y no viven sus vidasa través de sus hijos … o de nadie mas.Asumen la plena responsabilidad por sus elecciones y decisiones, y no huyen de la libertad. 

Los hombres y mujeres que componen esta franja de ninguna manera son personas inertes y retrogradas congeladas en el tiempo. Son eminentemente dinámicas, y han logrado dominar, entre otras cosas, las complejidades de la informática actual así como los diversos medios de comunicación. Son personas satisfechas de su estado civil, y si no lo están, procuran cambiarlo. Raras veces se les vera incurriendo en actos de autocomplacencia. 

A diferencia de los jóvenes de hoy, estos“quinto,sexto, o septimolescentes” conocen y ponderan todas las posibilidades y riesgos inherentes. Ninguno de ellos se desanima y rompe enllanto cuando le va mal: solo reflexiona, toma nota, aprende de la situación… y continua con su vida. 

Los varones no envidian el aspecto externo de los jóvenes atletas de elite, o los que lucen un reloj Rolex o un traje Armani. Las mujeres no sueñan con tener la esbelta y trabajada figura de una actriz o modelo de pasarela. En lugar de eso saben valorar la importancia de una sutil mirada, de una conversación inteligente, de unasonrisa sincera, o de una obra de teatro.Hoy en díaesta gente esta estrenando una nueva edad, a modo de una primavera que se presenta enel otoño de sus vidas,y que curiosamente aun no posee un calificativo lingüístico que lo defina con precisión. 

Hasta hace algunos años, las personas de esa edad eran considerados viejosy decrépitos, pero hoy han dejado de serlo. Ahorase encuentran llenos de vida, así como en una excelente formafísica y emocional. Cuidan y moldean sus cuerpos realizando deporte a menudo y manteniendo unidóneo estado de forma. Si bien en ocasiones recuerdan su años de juventud, saben que el tiempo cambia a las personas, y no sientenla mas minima nostalgia. 

Finalmente, estas personassaben muy bien que aquello que tiene precio se compra, y que aquello que tiene valor se conquista; y quesi no persiguen sus sueños, sus sueños los perseguirán a ellos. Personas que viven en paz consigo mismos, que sus corazones celebran el sol de cada mañana, almas que viven la vida plenamente,ojos que a menudo sonríen para si mismos, simplemente por sentirse a gusto en su propia piel. Personasmaduras y especiales que han sabido convertir el gris otoño de sus vidas en la mas resplandeciente y joven primavera.

El éxito deportivo de su hijo

Un niño no es un adulto pequeño, sino un adulto incompleto. Su trabajo como padre y adulto maduro consiste en ayudarle a crecer y completarse como persona de bien. Los siguientes diez puntos representan un modelo de la actitud mental necesaria para que su hijo desarrolle autoestima y felicidad, y llegue a hacer y ser lo que desea en su actividad deportiva.

Continuar leyendo

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información