Spanish English French German Italian Portuguese

PRO-HORMONALES: El “ayudante” silencioso

El caso de los Pro-Hormonales podríamos decir que es parecido al del “extraño caso del Dr. Jekill y Mr. Hite” o al del “increíble Hulk” y no puramente por la causa/efecto, ya que no es inmediato como en estos personajes de ficción, pero sí parecido en cómo nos pueden ayudar en esa transformación, pero en este caso poco a poco, es decir, con la toma continuada….por eso, quizá, como mejor se definan es como “el ayudante silencioso”, que no se le ve, que no hace ruido, pero que siempre está ahí ayudándonos poco a poco.

Hay mucho material sobre este tema, así que seguidme que os voy a contar brevemente un poco más sobre ello…

Diferencias entre Pre- y Pro-Hormonales

Habitualmente lo que se vende y a lo que tenemos acceso como complementos alimenticios son los Pro-hormonales, pero me gustaría explicar la diferencia entre los Pre y los Pro-hormonales. Los Pre-, como indica el prefijo, son previos a algo, en este caso a una hormona, es decir, es la molécula o sustancia que se forma en nuestro cuerpo previamente a una hormona, esto es lo que se conoce en fisiología como Pre-Hormona. Mientras que en el caso de los Pro-, como indica el prefijo, son promotores de algo, es decir, es una molécula o sustancia que se puede formar en nuestro cuerpo, pero que generalmente ingerimos del exterior y cuya acción es promover/potenciar/aumentar la secreción de una o varias de nuestras hormonas, esto es lo que se conoce como “aumento natural de los niveles hormonales endógenos”.

Los Prohormonales, entonces ¿para qué los utilizamos?

Una vez explicado lo anterior, creo que ya tenemos claro que lo que buscamos con la ingesta de un prohormonal es que nos ayude a potenciar de manera natural la secreción de nuestras hormonas. En el ámbito deportivo lo que se busca normalmente es aumentar los niveles de hormonas anabólicas, recuperadoras, etc. con el fin de que esto nos ayude a entrenar más fuerte, a recuperarnos mejor y por lo tanto a progresar más en nuestro entrenamiento y/o rendimiento. Así, los más utilizados son los que ayudan a aumentar los niveles de Testosterona, Hormona del Crecimiento (GH), IGF, promover la sensibilidad a la Insulina, inhibidores de la Miostatina, etc.

¿Cuáles son estos Prohormonales?

Pues la verdad es que por su definición nos encontramos muchas “cosas” que pueden actuar con este fin, vamos a ver cuáles:

  • Algunos aminoácidos como por ejemplo: la Arginina y la Ornitina, el primero, entre otras muchas funciones, como precursor de la Testosterona y la mezcla de los dos como precursores de la GH. En relación a esto último con un poco de controversia, porque los estudios demuestran que esto es así, pero parece no ser válido para las personas que entrenan habitualmente, ya que el propio entrenamiento parece tener un efecto mayor sobre la secreción endógena de la GH, que la producida por la ingesta de estos dos aminoácidos.
  • Ácido D-Aspártico: se trata de otro aminoácido al que se le atribuyen propiedades potenciadoras de la Testosterona por el estímulo de las células de Leydig que se encuentran en los testículos. Hace muy poco se ha publicado un estudio en humanos que pone esto en entre dicho. Parece ser que los resultados positivos anteriores se obtenían de estudios hechos con ratones.
  • Zinc: como ya comenté en el Nº72, el Zinc es el único mineral que verdaderamente tiene efectos directos sobre la Testosterona.
  • Extractos vegetales: quizá estos sean los más conocidos, utilizados y estudiados, pero con resultados dispares. Por una parte tenemos algunos clásicos como el Tribulus terrestris, el o la Maca, el Fenogreco y actualmente algunos menos conocidos como el Jenjibre, la Ashwagandha, la zarzaparrilla, el cardamomo, el níspero japonés, etc.
    • Tribulus terrestris: el más conocido y utilizado desde hace años, pero a pesar de todo sin una evidencia científica clara sobre su efectividad. Parece ser que los extractos ricos en el activo Protodioscina. El problema que ha acaecido con este producto en los últimos años es la alta contaminación con sustancias prohibidas, por lo que la WADA decidió añadirlo en su lista de sustancias dopantes.
    • Maca, Fenogreco, etc.: el resto de extractos herbales parecen tener alguna actividad prohormonal aunque la base científica no es muy concluyente, ya que los estudios realizados no suelen ser los mejores, eso no quiere decir que en un futuro cercano no tengamos más datos sobre la efectividad de algunas sustancias activas que se encuentran presentes en todas estas plantas.
    • Adaptógenos: hay una nueva serie de plantas que están apareciendo y cuyo enfoque también podría ser prohormonal, se trata de las plantas que tienen un efecto adaptógeno, como parece ser que tienen el Ginseng, la Ashwagandha, la Rodhiola, etc. Estas plantas actúan como anti-estrés y parece ser que el estrés es uno de los principales factores que producen desórdenes hormonales, y al mejorar estos desórdenes reequilibramos de nuevo nuestras hormonas lo que tiene efectos positivos en nuestra vida diaria y, por supuesto, en el rendimiento.

Comentarios potenciados por CComment

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información