Spanish English French German Italian Portuguese

Bebidas Deportivas: Esa “Bebida” de emergencia

He subtitulado este artículo de la misma forma que el de la Panorámica Nº73, el de las barritas proteicas, y es que igual que en ese artículo en el que comentaba que eran los “snacks” de emergencia, lo mismo podemos decir en este caso con las bebidas deportivas ya preparadas y lista para su consumo o, como se conocen comúnmente en el argot, RTD (Ready-To-Drink).

Y al igual que con las barritas nos sirven de eso, de “snack” apagafuegos cuando no tenemos o no podemos disponer de nuestra bebida isotónica, nuestro batido de proteínas, etc.

En el caso de las barritas es algo más difícil de conseguir bebidas estables en el tiempo, por lo menos en el periodo de caducidad o consume preferente, ya que al tener “agua” son más difíciles de estabilizar y de proteger frente al ataque de posibles microorganismos que pudieran deteriorarla, es por ello por lo que muchas de las bebidas pueden llevar algún tipo de conservante, sobre todo el sorbato potásico o el benzoato sódico con el fin de evitar que proliferen mohos y/o levaduras. Otra de las formas de combatir esta posible proliferación es la de hacerle un tratamiento térmico de esterilización, como por ejemplo, pasteurización, UHT, etc. Normalmente la adición de conservantes suele ser más económico y la vida media, una vez abierta la bebida, mayor; mientras que con los procesos térmicos el producto final podríamos decir que es “más natural” (siempre y cuando esté bien hecho y no haya pérdida de nutrientes), pero suele ser algo más caro y la vida útil una vez abierto es menor. Al margen de estos matices hoy día existe una gran variedad de bebidas deportivas RTD que podríamos clasificar en por los nutrientes que aportan y en cuanto a la base o matriz que los soporta: base láctea y base acuosa (agua).

Bebidas en base láctea:

Hoy día la base de estos batidos suele ser la leche desnatada, por lo que todos ellos suelen ser bajos en grasa y además:

  • Batidos ricos en carbohidratos y proteínas: Normalmente esta base se utiliza para hacer batidos de proteínas. Básicamente son como los batidos típicos para el público en general al que se le han añadido proteínas, normalmente de origen lácteo. Ratio 1/1 entre proteínas y carbohidratos.
  • Batidos ricos en proteínas y bajos en carbohidratos: parecidos a los anteriores, pero a los que se les sustituyen los carbohidratos, normalmente sacarosa (azúcar común), fructosa, etc. por edulcorantes intensivos como la sucralosa, la sacarina, la estevia, etc. Sólo contienen los carbohidratos propios de la leche, pero no llevan más azúcares añadidos. Ratio 3/1 entre proteínas y carbohidratos.

Bebidas en base acuosa:

Son la gran mayoría de las bebidas deportivas RTD que nos podemos encontrar, hay de varios tipos:

  • Batidos ricos en proteínas y SIN carbohidratos: parecidos a los anteriores, pero en este caso son como los que nos podemos preparar nosotros mismos a partir de aislados de proteína de suero, es decir, agua +  aislado de proteína de lactosuero (whey) + aromas + edulcorantes. Son las más caras y las más difíciles de estabilizar, pero son una alternativa para cuando sólo queremos ingerir proteína de rápida asimilación.
  • Bebidas ricas en aminoácidos (sobre todo ramificados, BCAA): de reciente salida en el mercado podemos obtener bebidas refrescantes sin carbohidratos y ricas en aminoácidos normalmente ramificados (BCAA: Leucina, Isoleucina y Valina). Las podemos encontrar con vitaminas, electrolitos y en versiones con cafeína.
  • Bebidas isotónicas clásicas: estas fueron las primeras bebidas deportivas que salieron al mercado con el fin de aportar líquido, carbohidratos y sales minerales durante los entrenamientos, sobre todo de resistencia. Grandes marcas y productos conocidos por todos disponibles en cualquier punto de venta.
  • Bebidas isotónicas bajas en carbohidratos: estas bebidas han proliferado últimamente debido a la corriente generalizada de menor consumo de azúcares. Una bebida isotónica sin carbohidratos en una incongruencia en sí misma, pero bueno, podemos decir que son bebidas que nos aportan líquido y sales minerales que puede ser muy interesante en entrenamientos cortos o con objetivos concretos.
  • Bebidas ricas en carbohidratos: o conocidas como bebidas “Carbo”, son bebidas con una elevada cantidad de hidratos de carbono. Usadas como aporte rápido de energía o como última recarga de Glucógeno previa a una competición.
  • Bebidas “quemadoras” o “adelgazantes”: son un grupo de bebidas de gran consumo que suelen aportar algún ingrediente al que se le atribuyen mejoras en la “quema de grasas”, como son la L-Carnitina, la Colina, plantas como el té verde, etc. En versiones CON y SIN cafeína.
  • Bebidas energéticas: muchas veces son la versión CON cafeína de las anteriores. La idea es tomarlas antes del entrenamiento para que me aporten “energía” por medio de la cafeína y me ayuden a entrenar más intensamente, bien sea mi objetivo el rendimiento o la pérdida de peso.

Comentarios potenciados por CComment

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información