Spanish English French German Italian Portuguese

Dando sentido a la colegiación desde el COPLEF Madrid

Poco ha variado la situación desde que el filósofo holandés Baruch Spinoza nos asegurase en el siglo XVII que “no hay nada más útil para un ser humano que otro ser humano”. Sin embargo, pese a que la dificultad surge a la hora de buscar la forma de sumar, nunca hemos parado de llevar a la práctica convenciones y acuerdos, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de la ciudadanía, con mayor o menor éxito.

Si bien como sujetos individuales, tarde o temprano, emergen nuestras limitaciones para captar y gestionar el amplio abanico de conflictos y soluciones relacionados con la salud, desde la responsabilidad colectiva que conlleva el desempeño de nuestra profesión, podríamos situar la clave entonces en la escucha e integración de un beneficioso pluriverso de opiniones y experiencias, posibilitando de este modo un diálogo crítico y renovado permanentemente acerca de nuestra labor. El espectacular laboratorio que nos brinda el contexto de la actividad física y el deporte, en términos de participación y satisfacción en las relaciones, ha de hacernos reflexionar acerca del compromiso adquirido con la sociedad, al erigirnos por derecho propio como un ejemplo a seguir.

Además de su evidente aspecto agonístico, mediante la actividad física aprendemos a través de diversos escenarios cotidianos que la victoria puede alcanzarse no sólo a costa “de otros”, sino también con “otros”. Es complicado olvidar una innegable carga genética competitiva en el ámbito deportivo, pero superando dicotomías perjudiciales y limitantes, la colaboración, la ayuda mutua y la reciprocidad se convierten en nuestra guía de referencia, para abordar las circunstancias en las que seamos reclamados.

Por tanto, en nuestra mano queda cambiar el “o” (o esto o lo otro) por el “y” (esto y lo otro, tú y yo). En otras palabras, podríamos afirmar que el consejo que se pretende lanzar consiste en evitar ver nuestro ámbito como un juego de suma cero, en el que o ganas o pierdes. En esencia, colegiarnos plasma el deseo de cooperar en la cocreación de mapas, brújulas y un lenguaje que nos ayude a entendernos y a entender algunas de las necesidades mostradas por las gentes de nuestro tiempo. Comunicarnos de un modo eficaz y eficiente entre aquellas personas que somos interpeladas como posibles colaboradoras en la solución de problemas físicos, se ha convertido en una exigencia, en una necesidad para mantenernos cercanos a los focos donde podemos y debemos intervenir.

Fuera de toda duda queda ya la consideración como ciencia de nuestro campo de estudio, si bien es cierto que dada la velocidad a la que progresamos, la resignificación de nuestros cometidos se convierte en una ardua tarea que requiere la confluencia y contribución activa de profesionales permeables y competentes, que actúen en un sistema en red, donde encontremos conjuntamente argumentos deliberados y verosímiles, con la garantía de aportar un “servicio postventa” serio. Atrás quedaron los dogmas, las propuestas autoritarias y las respuestas inamovibles emitidas desde el púlpito, sin posibilidad de réplica. Se trata así de conectarnos, con la pretensión de responder a expectativas e intereses tanto individuales, como colectivos y generales.

Al contrario de lo que ocurre en otras profesiones, en la nuestra, para poder trabajar no es obligatoria la colegiación. Pese a ello, concretamente, entre las principales ventajas que obtienen las personas colegiadas se pueden citar el asesoramiento jurídico y laboral, la inclusión en una bolsa de trabajo específica del sector, la formación continua propia y a través de convenios de colaboración con diversas entidades o la obtención de un seguro de responsabilidad civil, obligatorio para cumplir la Ley 6/2016 (de ordenación del ejercicio de las profesiones del deporte). En esta línea, por supuesto, hemos de añadir la facilitación por parte del Colegio de informes referentes a las últimas novedades del sector, elaborados y presentados por comités de expertos, lo cual aportará una interesante perspectiva del lugar en el que nos encontramos.

Naciendo hace 20 años y con la voluntad de repensar en grupo, desde el foro concebido en el COPLEF de Madrid, pretendemos seguir ofreciendo puentes para incorporar visiones, conectar ideas y proyectos, compartiendo pasiones, convencidos de que la solución pasa por recuperar lo común. Emplazarnos para experimentar caminos desde diversos puntos de partida buscando un desenlace deseable, puede suponer una interesante aventura compartida. Subrayando una vez más este llamamiento a la unión, a la proximidad y al debate calmado, tenemos la firme convicción de que contigo encontrar un rumbo adecuado es menos difícil.

Comentarios potenciados por CComment

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información