Spanish English French German Italian Portuguese

Actividad Física en el Embarazo para mejores partos

El físico de una persona adulta en condiciones de salud nunca está sujeto a tantos cambios como durante las 40 semanas del embarazo y después de la separación de madre e hijo en el parto.

El trabajo de parto está caracterizado por una serie de hechos que logran en conjunto el nacimiento en forma natural, por tal motivo existe realmente un gran trabajo muscular, físico integral.

Coexisten en el organismo humano dos tipos de músculos: voluntarios e involuntarios. Los primeros se encuentran bajo el control de la voluntad.  En cambio los segundos, no están bajo la acción de la voluntad, actúan automáticamente, como sería el corazón, el estómago, el intestino, el útero, entre otros, siendo éstos más complejos.

El útero se contrae en el momento del parto, para lograr dos objetivos:

  • Aumentar el diámetro del canal del cuello del útero, para facilitar el paso del bebé.
  •  Contribuir al descenso del bebé a través del canal de parto.

Las contracciones del útero son intermitentes, descansando en los intervalos.

El control nervioso del útero se encuentra bajo la dependencia de los nervios que están expuestos a las emociones (corteza cerebral). Si la mujer durante el trabajo de parto está tranquila, la corteza está activa y los impulsos llegan más débiles, no con tanto dolor; pero si la corteza está inhibida, cansada, fatigada, la región subcortical, activa, hace pasar a la corteza todos los impulsos que producen dolor.

Conociendo el proceso, y con un trabajo coherente,  la actividad física en el embarazo puede colaborar para que la madre aprenda a hacer fuerza cuando necesita y luego relajarse.

Es ideal que durante el embarazo la mujer tenga una visión completa de todas las actividades que puede realizar y que son beneficiosas para ella y el bebé. El American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG - Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología), ha creado pautas para la mujer embarazada, que quiere continuar activa, sin generar riesgos para ella o para el niño.

La natación, con algunos cambios en la técnica y tipos de nados, es uno de los deportes más aconsejables para realizar durante el embarazo, si la futura mamá tiene adaptación al medio acuático, prácticamente no posee riesgos si se lo practica con cuidado, al igual que las caminatas, con las pautas recomendadas por el ACOG. Asimismo las clases de gimnasia y yoga diagramadas para embarazadas.

Conociendo el proceso del parto, en la planificación de la actividad física, deben estar presentes los objetivos que tendrán relación con la necesidad de la madre y el bebé.

La actividad para embarazadas es el espacio donde “la preparación física de la mujer, contribuirá a su equilibrio neurovegetativo; la preparación de la musculatura, el estudio de la respiración y el aprendizaje de la relajación” (Lapierre A .1971-).

Es importante resaltar una gran diferencia. Mientras las actividades físicas aptas para ser realizadas por la embarazada, le favorecerá,  pero no tiene los mismos beneficios que la gimnasia para embarazadas, que son mucho más específicos los ejercicios.

La gimnasia diseñada especialmente para la embarazada sirve para estimular el normal funcionamiento del organismo materno durante todo el embarazo. Por un lado, previniendo posibles lesiones durante o después de la gestación, favoreciendo una rápida recuperación en el puerperio, asegurando un mejor desenvolvimiento de la madre reciente, con el consecuente beneficio en la atención al hijo recién nacido. Por otro lado, colaborando con un  mejor trabajo de parto.

La futura mamá disfruta hasta el día del parto de una gran variedad de movimientos que integran todo su cuerpo: lo liberan de tensiones, lo tonifican, le proporcionan sensaciones agradables de soltura y liviandad, corrige su postura en la repartición de su peso, trabaja cuidadosamente la zona pelviana. De esta manera, la embarazada previene dolores lumbares y dorsales, pesadez en el vientre y la sobrecarga de los miembros inferiores (edemas, calambres, várices, etc.).

En las clases de gimnasia para embarazadas se hace hincapié en lo funcional, no en lo estético, al insistir primordialmente en que el nacimiento es un fenómeno natural, el más importante  en la vida de la mujer. La sensación de molestia del parto podrá ser mayor o menor según la susceptibilidad individual porque no hay dos personas iguales, ni siquiera hay en la misma mujer dos embarazos iguales, pero el acto de dar a luz  será siempre más llevadero si se tuvo un embarazo activo.

Comentarios potenciados por CComment

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información