Spanish English French German Italian Portuguese

Pericia creativa e innovación en la industria fitness

Si existe un elemento destacable en el desarrollo y evolución de la industria, sin duda es la innovación. También podríamos referirlo como la capacidad de la industria o de un sector de ésta para crear e innovar.

Es cierto que la innovación no es un recurso exclusivo del ámbito industrial, pues en realidad lo es de todo ser humano (o de todo ser vivo) para resolver situaciones de adaptación urgente. En el mundo empresarial, con independencia de la magnitud que tenga una empresa, creatividad e innovación son factores que nutren y vigorizan su facultad competitiva. Como cualquier otra industria el fitness inventa, crea y promueve novedosas actividades, atractivos productos, avances en servicios y todos aquellos elementos útiles para suscitar la atención de clientes vigentes y potenciales, previo análisis de sus demandas y exigencias.

Es un hecho constatable que las empresas más innovadoras, especialmente cuando cuentan con un sistema regular de innovación, son las más exitosas y perdurables, un dato por sí mismo inspirador y valorable que nos da pistas de la conveniencia de dar importancia a la innovación e incorporarla a un puesto predominante en el funcionamiento regular de la empresa. Los centros de fitness por sus características pueden manejar variedad de recursos para implantar un sistema propio de innovación. Por lo que tengo observado, son muchos los centros que incluso sin seguir una planificación previamente estudiada, ejercen la innovación movidos por el mero hecho de mantenerse actualizados esforzándose en adaptarse a las corrientes y tendencias dominantes, sirviéndose de ese recurso más arriba expuesto de resolver situaciones de adaptación urgente, pues innovar es modificar o alterar algo introduciendo novedades, que no es igual que crear, pues crear es hacer algo que no se había hecho antes, que nace de la nada. Por suerte nuestra industria es creativa e innovadora en todas sus secciones, tanto centros deportivos como fabricantes y proveedores de equipamiento y todo tipo de componentes propios de una instalación deportiva.

El aspecto más destacable del avance del fitness en los últimos años se debe esencialmente a la positiva evolución del modelo de gestión. La acumulación de factores técnicos incorporados a la actividad gestora de los centros deportivos está impulsando una mejoría cualitativa de los servicios, así como un cambio de orientación en el modo de establecer relación con el cliente. Tanto los medios tecnológicos como la hábil gestión de los recursos humanos se preven como elementos determinantes en esa tarea constante de atraer, captar y fidelizar personas más que meros clientes. Por esta razón se hace imperativo conocer sus expectativas, su auténtica solicitud a la que responder de forma individualizada, por lo que se hace indispensable saber interpretar la demanda real declarada o silenciada de cada cliente. En tales circunstancias es cuando debemos ser innovadores, es decir, capaces de adaptarnos, de resolver situaciones urgentes, recurso que también es aplicable a la incorporación a los cambios que las novedades del momento exijan, sean externas o internas.

La industria fitness es visiblemente descollante en su acción creativa. Si hacemos una revisión con rigor de los últimos veinticinco años, comprobaremos el gran avance que ha experimentado. La proliferación de actividades agrupadas en el sector son la causa matriz de su actual expansión. Prescindiendo de alguna que otra aventura peregrina de corto recorrido, el fitness se ha ido configurando sobre la base de ideas imaginativas con fundamento técnico y científico, hasta alcanzar el rango profesional que hoy presenta. Esta profesionalización ha convertido al fitness en una industria feraz, surtidora de propuestas y, por qué no decirlo, de inventos atinados de evidente éxito.

Como toda industria, el fitness se emplea en responder a la demanda conociendo e interpretando las preferencias y necesidades que la generan. En realidad la creatividad de las empresas bien orientadas profundizan en estos dos puntos como fuente de inspiración. Es cierto que se puede intentar el lanzamiento de productos que creen o más bien despierten nuevas necesidades o al menos interés en el consumidor, pero me parece que la primera opción comporta mayor garantía y menor riesgo. Por tanto, estar socialmente conectado por todos los medios posibles, favorecerá la capacidad de conocer e interpretar los rasgos de preferencia de nuestros demandantes. Tal vez se pueda ir más lejos intuyendo necesidades y exigencias inminentes, pero esto ya sería tarea propia de clarividentes.

La extensiva inclinación a integrar el ejercicio físico entre los hábitos preferentes nos da la prueba veraz de la existencia de una demanda creciente. La práctica deportiva es contemplada por un importante sector de la sociedad como una forma de ocio, pero también y, sobre todo, como fuente de salud y bienestar. En este sentido el deporte ha adquirido un prestigio incuestionable. El concepto fitness engloba un copioso grupo de actividades susceptibles de dar respuesta a las más variadas solicitudes en el ámbito deportivo. Saber interpretar esta circunstancia sociocultural y valerse de cuantos medios figuren a nuestro alcance para su aprovechamiento, son, en mi particular opinión, pasos previos imprescindibles para trazar una ruta constante de creatividad e innovación.

Comentarios potenciados por CComment

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información