Spanish English French German Italian Portuguese

Estrategias de adaptación a los cambios

Si hacemos una retrospectiva del desarrollo del fitness en las cuatro últimas décadas, comprobaremos sin sorpresas la progresiva aceleración que se ha venido produciendo en cada una de ellas. Las aportaciones en todos los aspectos que lo componen también han sido constantes y profusas. Más allá de aquilatar el mérito o valor que hayan agregado, intento destacar la rapidez creciente de su evolución, de ese ritmo continuo de cambio que puede servirnos de base para anticipar, en alguna medida, cómo se presentará este proceso evolutivo en los inmediatos tiempos venideros.

No hago ningún descubrimiento señalando que al disponer de más recursos tecnológicos, los avances en general ganan velocidad; es lo que conocemos como efecto bola de nieve. De acuerdo con esta teoría deduciremos que nos aguardan cambios cada vez más rápidos. Por consiguiente, generar capacidad adaptativa será un elemento vital para afianzarse reduciendo los riesgos que los cambios previsiblemente incesantes traen consigo. Sin duda esto añade una preocupación más a la situación de gran competitividad en la que nos desenvolvemos cotidianamente, debiendo asumir este factor e incorporarlo al orden global de nuestra actividad empresarial.

Otro aspecto a tener en cuenta, es la necesidad de normalizar el hecho de la diversidad en nuestro sector. Esto nos va a servir esencialmente para situarnos adecuadamente y diferenciarnos mediante un sello de identidad propio. Creo que, con independencia de los más poderosos del sector, optar por ofertas que acaparen multitud de actividades, en el caso de pequeños empresarios puede poner dificultades en la adaptación a los rápidos cambios que se van a ir produciendo, por lo que ser selectivo y elegir un reducido grupo de actividades diferenciadas por un servicio de alta calidad y especialización, puede hacernos más adaptables y competitivos. En esta línea podemos también ser creativos e innovadores aportando cambios en la dimensión de nuestras posibilidades y no limitarnos a adoptar solo aquellos que vengan determinados por nuevas corrientes  o tendencias.

Asumiendo que la adaptación a los cambios es imprescindible, hemos de considerar que no lo es menos la necesidad de que estos sean ponderados, pues nada es mejor por el mero hecho de ser nuevo o novedoso, reflexión en virtud de la cual, una gestión mesurada debe regir la incorporación a cualquier novedad. Estar permanentemente en la vanguardia de todos los inventos, puede ser más tentador que realista y no está exento de riesgos, aunque algún riesgo hayamos de asumir.

Uno de los puntos más considerados por los gestores de centros de fitness es la fidelización de sus clientes. Es un tema recurrente que da lugar a la publicación continua de artículos y estudios dedicados a su gestión. Es predecible que también surgirán descubrimientos novedosos destinados a mejorar esta faceta que ayudarán a tramitar con solvencia este elemento clave en el funcionamiento de un centro de fitness. No obstante, conviene aceptar que la fidelización presenta limitaciones que dificultan su manejo o control, lo que no implica despreocuparse de su atención; bien al contrario es destacadamente útil proveerse de una sistemática diseñada ad hoc, pues si bien no son controlables todos los elementos figurantes en esta estrategia, como nos muestra el hecho de que las circunstancias de todo individuo son cambiantes, sí tenemos un amplio margen para gestionar nuestra actuación de forma óptima. Contar con un minucioso registro de datos estadísticos resulta de valiosa ayuda. Si además hemos sabido orientarnos adecuadamente hacia la franja de clientes más receptivos a nuestra oferta, las posibilidades de perdurabilidad de estos serán notablemente más elevadas. Por tanto, dotarnos de medios y recursos que mejoren nuestra orientación al cliente es, junto a un equipo humano capacitado para adaptarse a cualquier innovación, un implemento que ha de estar en constante disponibilidad y cuya eficacia en nuestra gestión no deja dudas.

Enfrentarse a los cambios no es más que reconocer la realidad de nuestro entorno. Es la forma en que avanzamos y, a veces, retrocedemos. En el ámbito empresarial actual basado exclusivamente en la competitividad y la maximización de beneficios, todo llega muy rápido y, en ocasiones, se marcha a la misma velocidad. Las posibilidades de competir en un medio tan exigente pueden aumentar o reducirse dependiendo de la habilidad que tengamos para elaborar el molde de nuestro proyecto. No juzgaré si el sistema en que nos movemos es el más adecuado, esto pertenece a otro debate. Pero la realidad es la que es, y aunque esta sea también una construcción sociológica de posible mutabilidad, no parece muy probable que las tendencias inmediatas vayan a propiciar bruscos giros. 

Tengamos en cuenta por otra parte que nuestro sector, por ser joven, es proclive al cambio, la innovación y las modas, dando por ello mucho juego al emprendedor intrépido que no dudará en experimentar con denuedo. Esto es una auténtica bendición, aunque en algunos casos veamos aparecer ideas peregrinas de corto recorrido. Pero ausentes de audacia estaríamos estancados. No lo dudéis, emprended vuestros proyectos con valor y mesura y preparaos para los cambios que a buen seguro nos abordarán. No olvidéis construir estrategias de adaptación, y si os atrevéis, inventad. No es tan difícil.

 

Antonio Manzano

 

Etiquetas: Gym Factory, Revista, Gestión, Antonio Manzano, Desde el Gimnasio

Comentarios potenciados por CComment

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información