Spanish English French German Italian Portuguese

Hacia la Vida/Empresa que merecezca la Alegría

Si tu negocio te apasiona, está alineado con tu propósito de vida, te permite disfrutar del estilo de vida que soñabas, te reporta abundantes beneficios, tienes tiempo libre para disfrutar de ti y de los tuyos y estás aportando productos o servicios que mejoran las calidad de vida de los demás… ¡¡¡ENTONCES NO SIGAS LEYENDO ESTE ARTÍCULO!!!

Si sigues leyendo estas líneas es porque algunos o todos de los objetivos anteriores “te ponen” y te gustaría ir hacia ellos, cada vez más y más.

Mi intención es ponerte y ponerme (por eso siempre hablaré de nosotros) un Faro por delante, una referencia hacia la que encaminar nuestros pasos, no te preocupes por no haberlo conseguido aún, somos muchos los que estamos perfilando, modelando y mejorando nuestra Vida/Empresa, para encaminarnos hacia esos objetivos. No importa lo rápido que vayamos, lo que importa es saber hacia dónde vamos.

Puede parecerte una utopía, puede parecerte imposible, puede parecerte una locura…. ¡CUIDADO! Lo peor es que si así lo sientes, debes tener presente que tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, estás en lo cierto. Así que te recomiendo que abras tu mente, visualices en positivo y te permitas creer, por encima de tu propio razonamiento limitante.

Te adelanto que para llegar a ese nivel de disfrute de tu Vida/Empresa deberemos seguir mientras los demás ponen excusas, trabajar mientras otros sólo desean y continuar mientras otros abandonan.

La Vida/Empresa hacia la que nos dirigimos es aquella en la que…

… nos levantemos cada día agradeciendo lo que ya tenemos, en vez de quejarnos por lo que aún nos falta.

… la que nos proporciona ilusión por todo lo nuevo y bueno que va a acontecer en el día.

… en la que tenemos ganas de relacionarnos con los que nos rodean, aportándoles y aprendiendo de ellos para que todos seamos cada vez mejores personas.

… en la que nos proporciona la posibilidad de dar salida a toda nuestra creatividad, reinventándonos cada día.

… en la que su misión, es la misma que la de nuestro propósito de Vida.

… en la que gestionando efectivamente las horas que dedicamos a ella, nos permite tener tiempo libre para dedicarnos a nosotros y a los nuestros.

… en la que los beneficios abundantes de la misma, te permiten reinvertir en ella para seguir creciendo, disfrutar de la vida y destinar un % a obra social.

Tras leer sobre estos puntos siento que es un buen momento para recordarte lo que comentamos antes… tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, estás en lo cierto, así que cuidado con tu pensamiento, pues puede condicionar el resultado final.

La frase original no era; piensa mal y acertarás, sino piensa bien y acertarás.

Para una Vida/Empresa que merezca la alegría tengamos presente que…

Debemos fijar la mirada hacia delante en lo que podemos hacer y no hacia atrás en lo que no podemos cambiar.

Mejorar nuestra aCtitud, teniendo claro que la pregunta no es quien va a dejarnos, la pregunta es quien va a detenernos.

Con respecto a nuestros compañeros, socios o trabajadores, tengamos siempre en cuenta que el trabajo más productivo es el que sale de la mano de una persona contenta, así que invirtamos parte de nuestra energía en que tanto nosotros, como los que nos rodean lo estén el mayor número de tiempo posible durante la jornada laboral.

Fomentemos el espíritu de equipo, no intentado ser el mejor de nuestro equipo, sino intentar que nuestro equipo sea el mejor, eso nos permitirá poder delegar y no tener que meter siempre la mano, pudiendo generar tiempo libre para el disfrute de nuestro ocio. Dios dijo hágase la luz, pero… ¡no se puso a poner enchufes!

Muchas cosas pueden delegarse a personas, que no lo harán de la misma manera que nosotros, probablemente no tan perfecto, pero que al final tendrán el mismo resultado, sólo tienes que definir bien qué es lo que necesita hacerse, asegurar que la persona a la que delegas haya entendido perfectamente qué tiene que hacer y establecer una fecha, hora y método de entrega de la tarea.

Asegurémonos de montar un negocio que trabaje por nosotros, no caigamos en la trampa de crear nuestro propio empleo, que nos haga estar pendiente de él a todas horas.

Para generar más abundancia en nuestra Vida/Empresa desterremos frases limitantes como:

* El dinero no crece en los arboles (sugiriendo que el dinero es limitado y escaso, cuando no lo es).

* Solo quiero lo suficiente para estar cómodo (limitándonos a otras cantidades y opciones de ganar dinero para poder dar y aportar más al mundo)

Lo más grande no siempre es lo mejor (dejemos de pensar en pequeño, pensemos 10 veces más grande de lo que creas necesario, es más divertido y nos dará más probabilidades de éxito, que los obstáculos vengan desde fuera, no nos los pongamos nosotros mismos.

El dinero es la raíz de todo mal (el verdadero mal es no poder proveer a nuestra familia, alimentar nuestros sueños y ayudar con abundancia a los que más lo necesitan).

Más dinero, más problemas (Más dinero puede significar nuevos problemas, pero nunca más problemas. El dinero nos proporcionará más control y mejores elecciones en muchos aspectos de nuestra vida.

El dinero no da la felicidad (Pero te genera una sensación tan parecida que necesitaríamos un especialista muy avanzado para verificar la diferencia)

Ya tenemos ese faro hacia el que orientar nuestros pasos, no importa que vengan grandes olas y nos hagan naufragar transitoriamente, lo importante es levantar la mirada y tener claro hacia dónde vamos, aderecemos esta navegación con optimismo, esperanza y confianza.

Recordemos que el mayor de los peligros no es que nuestros objetivos sean demasiado altos y no los alcancemos, sino que sean demasiado bajos y los logremos.

Nuestra Vida/Empresa nos ocupará mucho de ese precioso tesoro con el que contamos… el tiempo, por lo que hagamos, que no merezca la pena, sino que merezca la alegría.

Comentarios potenciados por CComment

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información