Spanish English French German Italian Portuguese

Morir y Renacer - las veces que hagan falta -

Este artículo nace de un comentario/juicio de alguien que me conoció en el pasado y a quien le cuesta creer que no soy el que fui, que me he permitido cambiar de forma radical y que me he permitido MORIR Y RENACER.

Esta persona me valora en el presente con un contexto anticuado, con la referencia de un momento de mi vida en el que aprendía utilizando el prueba/error para seguir aprendiendo, para colmo en el momento más bajo y depresivo que nunca tuve, en resumen, mi peor versión como persona y como gestor.

Esta situación de comentario/juicio en años atrás me hubiera crispado, cabreado e indignado, pero gracias a los recursos que he ido desarrollando en estos años, he conseguido que en vez de que me tumbe, poder reciclarlo y darle la vuelta a la tortilla, transformando todas esas posibles sensaciones negativas en creatividad y sacar de ahí esta reflexión que comparto contigo y que espero sea de tu máximo beneficio.

Tras dejarme sentir se me ocurrió escribir sobre la posibilidad que tenemos de transformarnos afortunadamente, algo que ha sido valiosísimo en mi proceso personal y como gestor de mi negocio, el MORIR Y RENACER una y otra vez.

Me he dado cuenta que tú que estás leyendo y yo mismo, tenemos un derecho, tenemos un poder que viene con el kit básico de Ser Humano y que debemos utilizar siempre que lo necesitemos, llámalo como quieras, Reinventarte, Resurgir, Retornar, Resucitar o Renacer.

No tenemos que ser esclavos de nuestra primera identidad, de cómo comenzamos siendo, podemos cambiar, podemos interpretar muchos personajes a lo largo de nuestra vida, dejarlos MORIR Y RENACER, debemos darnos cuenta, que somos actores interpretando diferentes papeles en una obra de teatro que es la Vida, de una vez por todas convenzámonos de que Antonio Banderas no es El Zorro.

Tú gestionas un negocio en este momento, pero antes no lo hacías, tú pudiste ser de una u otra forma hace años, pero no tienes que estar condenado a seguir siendo de la misma manera, puedes MORIRTE y RENACER, tienes tantas nuevas oportunidades como necesites, no dejes de dar tu mejor versión por hipotecarte de por vida a interpretar un único personaje. (mis más sinceras disculpas a Alaska y Dinarama por dejar caer el mito de aquella frase… “Yo soy así y así seguiré, nunca cambiaré “)

Yo mismo tuve esa sensación de MORIR Y RENACER, en muchas ocasiones per la primera fue justo en el momento de mayor éxito profesional, en el momento de mayor abundancia económica y mejor “aparente” posición social y profesional, fue justo en ese momento en el que todo parecía sonreír, en el que mi negocio florecía y daba los máximo beneficios, justo ahí me sentí MORIR Y RENACER, porque todo aquello no tenía sentido, no estaba alineado con mi verdadero propósito de Vida. A día de hoy hago lo que me gusta, lo que me apasiona y con lo que le hago bien al mundo y cuando unes esas cosas, eso sí es tu propósito y por lo que quedaste el primero en la carrera entre trescientos millones de espermatozoides, para venir a hacer algo que nadie más puede hacer como tú.

Estés ahora en la situación que estés, quiero recordarte que tienes el derecho y el poder de modificar el plan, de cambiar cosas de ti y de tu negocio, actualízalo a tus necesidades de hoy, gestiónalo como sientas que debes hacerlo desde el nuevo personaje en el que te has convertido en este tiempo desde que empezaste, si  todo va bien y todo está perfecto, no muevas un ápice, pero si hay algún plano de tu negocio o de tu vida que no te gusta, es mejorable o no tiene sentido, date el permiso de cambiarlo.

Sé que a veces nos cuesta cambiar, nos resistimos por miedo, inseguridad o ego a transformarnos en un nuevo personaje, pero recordemos que la mayor locura es querer resultados diferentes y seguir haciendo lo mismo. Permítete convertirte en el tipo de persona que te gustaría ser, fomenta y haz las cosas que te gustaría que tus amigos y familiares resaltaran de ti el día de tu funeral.

Y empieza ya, porque el tiempo pasa y no espera a nadie, estás en la cuenta atrás, cada minuto que pasa es un minuto menos en la oportunidad de hacerte mejor persona, mejor jefe, mejor gestor, mejor marido, padre, hijo o cualquier cosa que quieras Ser.

La única cosa constante en la vida es el cambio, no dejamos de hacerlo ni un solo día, en mi caso fracasé y volví a triunfar, enfermé y sané, me equivoqué y volví a acertar, me caí y me levanté, en ese proceso me he dado cuenta que el éxito es la habilidad de adaptarnos de cambio en cambio sin perder el entusiasmo.

Date el derecho a equivocarte, de hacer en algún momento las cosas mal, de no acertar en todo y date la oportunidad a empezar de nuevo a reinventarte una y otra vez.

Si no tienes claro ese cambio que tienes que hacer, toma como referencia a esas personas que hacen y son lo que te gusta, porque las personas inteligentes son aquellas que aprenden de la experiencia de los demás, no hace falta inventar la rueda, ya está inventada, aprovecha ese camino que hicieron otros, cópialo y mejóralo.

Modifica las cosas que dices y como las dices, pues éstas, hablan mucho de ti. Si hablas diferente, te sentirás como una persona diferente, recuerda que la palabra es más poderosa que la espada y que eres esclavo de lo que dices y dueño de lo que callas, hay palabras de alta frecuencia y palabras de baja frecuencia, ten cuidado con las palabras que configuran tu vocabulario diario pues estas determinan quien eres y lo que emanas. Cambia las cosas que haces, tus hábitos diarios, tu alimentación, tu forma de relacionarte, conoce a nuevas personas y haz nuevos amigos, porque nosotros tenemos que ser el cambio que queremos ver en el mundo.

 

La resiliencia es un concepto psicológico que se refiere justamente a la capacidad de reconstruirse, de volver a empezar, de sobresalir a pesar de vivir una situación de derrota muy intensa. Sé que en estos momentos, ahora mismo, en estas semanas estás viviendo alguna circunstancia o situación que te parece insostenible y definitiva, algo de lo que crees no puedes salir fácilmente, pues quiero que sepas, que eso que vives también, pasará, que nada es eterno y que nada es para siempre.

Hay un proverbio japonés “Nana Korobi ya oki” que se traduce literalmente: “Siete caídas, ocho levantadas”

A partir del momento en el que cierres este artículo, sal ahí fuera y disponte a MORIR Y RENACER las veces que hagan falta. Haz esa llamada que llevas tiempo postergando, di te quiero a esa persona que piensas que ya lo sabe y por ello hace tiempo que no se lo verbalizas, cambia tu personaje por uno que te haga bien y te permita cumplir el único y verdadero propósito de nuestra vida, estar bien en este preciso momento.

Felicidades por adelantado por ese cambio que ya ha empezado en ti, porque nunca es tarde para Ser lo que podrías haber sido.

Comentarios potenciados por CComment

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información