Basic-Fit cerró el primer trimestre de 2019 elevando sus ventas un 29% hasta alcanzar los 119,4 millones de euros en ingresos. La compañía atribuye este incremento al aumento del número de abonados unido a la subida del ticket medio mensual hasta 20,43 euros.

Según Rene Moos, consejero delegado de la empresa: «Tuvimos un arranque de año fuerte, con impacto positivo de los cambios que hemos hecho en el sistema de tarifas”. La compañía se ha consolidado como la principal cadena de gimnasios de Europa en volumen de clientes, tras la alemana McFit. La empresa holandesa sumó 22 instalaciones en 2018, lo que elevó su red de centros hasta 651 clubes, un 22,1% más que el año anterior.

Etiquetas:
0 veces compartido