EL consultor Pablo Viñaspre, ha elaborado un informe en el que nos indica los niveles de recuperación del sector. Los datos de este informe post Covid-19 nos permiten sacar ya algunas conclusiones sobre el proceso de recuperación tras la reapertura de las instalaciones.

La primera de las conclusiones es que se ha cumplido la previsión que se reflejaba en una encuesta que realizamos a clientes de clubes durante el cierre y que coincidía con el resultado de otras encuestas en las que se preveía una recuperación de aproximadamente el 50-60% en la reapertura.

El índice de recuperación global, que FitnessKPI calcula teniendo en cuenta el nivel de recuperación en socios, accesos e ingresos, marcó un nivel de recuperación en junio del 49% y en julio del 66%, comparado en ambos casos con el mismo mes del año anterior. Esta mejora de julio respecto a junio se debe principalmente a que los accesos y los ingresos han mejorado, a pesar de que el nivel de recuperación en socios ha bajado del 91% al 82%.

Hay que tener en cuenta que muchos clubes no cobraron los 15 días de junio en compensación con los días de cierre del mes de marzo. Eso ha tenido por un lado la consecuencia de que los ingresos se mantuvieran muy bajos en junio, al 31% del mismo periodo del año anterior. Además ha tenido otra consecuencia, y ha sido que algunos socios que no tenían previsto acudir al club, como sabían que no les iban a cobrar, no tenían necesidad de cursar la baja. Sin embargo, esos clientes sí decidieron ser baja en julio que era un mes en el que ya se pagaba la cuota. Por eso el nivel de recuperación de clientes ha bajado de julio respecto a junio, situándose en un 82% actualmente. Hay que ver si este dato se estabiliza o continúa bajando durante el mes de agosto.

Relacionado con el punto anterior, vemos que otro KPI que ha empeorado en julio respecto a junio ha sido las Bajas. En junio hubo un 34% más de bajas que el año anterior, mientras que en julio ha habido un 51% más de bajas. Este es un dato que preocupa y que está muy condicionado por el miedo de los clientes al contagio en el club o por otros aspectos que están empezando a preocupar y que tienen que ver con el miedo a perder el trabajo o con una reducción en la capacidad económica de los consumidores. Por el momento, los clubes deben seguir asegurando unas condiciones de higiene y de distanciamiento adecuadas y seguir comunicando que son espacios seguros y que el deporte ayuda a fortalecer el sistema inmunológico.

Uno de los KPI’s que más se ha recuperado de momento ha sido el de Altas, con un ratio de recuperación del 75%. Este dato deja ver ciertas esperanzas y hace pensar que los clubes deben apostar por hacer una buena campaña de captación en septiembre/octubre y también en enero/febrero que son unas épocas en la que los clubes suelen tener un alto nivel de altas. Si la captación funciona durante estas épocas, puede ser un gran impulsor del nivel de recuperación global del sector.

El KPI de Accesos vemos que está por debajo del de Socios en su nivel de recuperación. Eso significa que hay socios que todavía no se han dado de baja pero que no están acudiendo al club y también socios que están asistiendo muy poco. Esta es una señal de alarma, ya que es posible que parte de esos socios decidan darse de baja en las próximas semanas. Los clubes deberían poner el foco en este aspecto y realizar acciones para hacer que parte de esos clientes vengan por primera vez al club o lo hagan con mayor frecuencia. Especialmente aquellos clientes que antes del cierre sí que estaban asistiendo al club.

En el KPI de Ingresos, vemos que también está por debajo en su nivel de recuperación respecto al de Socios. Esto es básicamente por dos motivos. Uno porque gran parte de los ingresos fuera de cuota no se están produciendo o se han visto reducidos (campus de verano, ludoteca, alquileres, etc). Otro motivo es porque una parte de los clientes siguen activos pero han pasado a cuotas de mantenimiento que son más reducidas o a algún tipo de congelación en su cuota. Sabemos que los ingresos son clave para asegurar la viabilidad de la empresa y a pesar de que la mayoría de clubes han compensado la reducción de ingresos con un recorte en los gastos, es necesario empezar a pensar en volver a incrementar los ingresos creando soluciones a las nuevas necesidades que tienen los clientes. El fitness virtual puede ser una alternativa pero no es la única y seguramente no sea la más rentable. Potenciar el entrenamiento personal y en grupos reducidos, crear programas para reforzar el sistema inmunológico, diseñar sesiones para familias o grupos de convivencia, pueden ser algunas ideas para generar ingresos.

Los próximos meses son clave para ver si la recuperación está en un estado de estabilidad o si sigue avanzando positivamente. Lo que pueda suceder está muy condicionado por factores externos que están fuera del radio de acción de los clubes, pero aún y así hay muchas cosas que los clubes pueden hacer y ahora toca esforzarse por crear nuevas oportunidades y reinventar los modelos de negocio para que cuando mejoren los factores externos, podamos resurgir con más fuerza como sector.

Para más información sobre el informe post Covid-19 : comercial@fitness-kpi.com

Etiquetas:
0 veces compartido