Pilates: ¿Es lo más óptimo para el entrenamiento del adulto mayor?

A nivel mundial, tenemos una población en la que cada vez contamos con más personas mayores, que además se ve acompañado de un crecimiento en la incidencia de diferentes problemas asociados a un envejecimiento poco saludable: sigue el incremento de los niveles de obesidad, la progresión de la sarcopenia, o la incidencia de osteoporosis, por poner algunos ejemplos. Por otra parte, los niveles de fragilidad siguen también incrementándose con el progresivo envejecimiento de la población.

¿Es necesario sentir dolor durante el ejercicio físico?

Los mejores deportistas siempre han soportado el dolor como precio a pagar en el selecto mundo del alto rendimiento. Pero incluso los que no están en el nivel de entrenamiento de élite tienen que aprender a soportar un poco de dolor. Muchos de ellos, alentados por frases como «sin dolor, sin mejoría,» muchas personas contratan personal militar para que los ponga en forma. La conclusión de todo esto es que el dolor del entrenamiento físico vende, y mucho.

El ejercicio físico modula la microbiota intestinal y multiplica tu salud

De un tiempo a esta parte es habitual escuchar las bondades que un buen equilibrio de la microbiota intestinal produce en nuestro estado de salud. En otras ocasiones he reflexionado sobre cómo los cambios producidos en el músculo debido al entrenamiento físico planificado y mantenido por un periodo largo de tiempo afectaba a la microbiota.

Patrones y Secuencias de la Contracción Muscular

Los músculos están conectados a los tendones, y estos a los huesos. La capacidad de movimiento implica una estimulación especifica de los músculos. Tal estimulación produce una fuerza que provoca el movimiento de los segmentos óseos. El movimiento puede ser mono articular y simple como en la flexión de la rodilla, o bien multi articular y complejo como en la sentadilla. Por lo tanto, las exigencias de intercomunicación neuromuscular en ambos tipos de movimiento difieren en múltiples grados de complejidad.

¿Qué es y para qué sirve una Prueba de Esfuerzo?

Si has practicado deporte o sigues un programa de acondicionamiento físico, antes o después habrás escuchado la frase “deberías hacerte una prueba de esfuerzo” por parte de un profesional del ejercicio o la medicina deportiva. Y si no ha sido el caso todavía, seguro que habrás visto en alguna ocasión, cuando se realiza un fichaje en el fútbol profesional, cómo salen imágenes del futbolista en un tapiz rodante lleno de cables y con una curiosa máscara en la cara antes de firmar definitivamente su nuevo contrato: bien, eso es un claro ejemplo de una prueba de esfuerzo (PE).