Cómo cambiará el sector y no volverá a ser lo que era, y por qué esto no debería ser una mala noticia.

Este es el tercer artículo escrito por Herman Rutgers publicado en la página web de EuropeActive Covid-19 y está basado en una publicación reciente de Deloitte. Mckinsey, The Economist y FittInsider entre otros, hablan con los CEO líderes del sector del fitness.

“Para algunas organizaciones, la supervivencia a corto plazo es el único tema a tratar. Otros miran a través de la niebla de la incertidumbre, pensando en cómo posicionarse una vez haya pasado la crisis y las cosas hayan vuelto a la normalidad. La cuestión es: ¿a qué se parecerá la normalidad? Mientras nadie sepa cuánto durará esta crisis, lo que nos encontremos al otro lado no se parecerá en absoluto a lo que estamos viviendo estos años”

Estas palabras fueron escritas hace 11 años, durante la última crisis financiera mundial, por Ian Davis, socio gerente de Mckinsey. Parecen verdad a día de hoy, pero, de cualquier manera, subestiman la realidad a la que el mundo se enfrenta actualmente.

Aunque la mayoría de los países europeos siguen bajo confinamiento, algunos están empezando a discutir cómo reiniciar sus economías. Austria anunció que, a partir de mediados de abril, permitirá la reapertura de algunas tiendas. República Checa está haciendo algo parecido, incluyendo la permisión de la práctica de algunas actividades deportivas. Dinamarca y Noruega abrirán algunas escuelas a finales de abril. Para la gran mayoría de los países, sin embargo, esto no será posible hasta por lo menos unas cuantas semanas más. Las excepciones son Suecia y Finlandia, donde los colegios y los gimnasios están abiertos y nunca llegaron a estar del todo cerrados.

Salir de este confinamiento será más complicado que entrar en él. El riesgo de recaída deberá ser controlado constantemente, incluyendo el aumento de la capacidad para atender a pacientes críticos si es necesario. Proteger vidas dependerá de minimizar el riesgo de infección sobre todo para los más vulnerables (ancianos y aquellos con enfermedades de riesgo) mientras se mantiene en funcionamiento el sistema sanitario.

A su vez, dada la complejidad de este problema, las autoridades europeas deben desarrollar planes detallados para poder reiniciar sus economías y asegurar las condiciones de vida de las personas antes de que las restricciones de este confinamiento puedan perjudicarlas gravemente.

Aprendiendo de las estrategias de desconfinamiento asiáticas

Cuando se trata de permitir que las personas salgan de sus casas para comprar, viajar y entretenerse, hay algunos países asiáticos que están por delante de nosotros, particularmente China, Singapur y Corea del sur. A estos países se les han implementado ciertas medidas en dos amplias categorías para poder gestionar mejor el desconfinamiento de manera progresiva: normas de distanciamiento físico y la aplicación de tests efectivos junto con un rastreo de contacto a través de aplicaciones en dispositivos móviles.

En China, se ha permitido la reapertura de restaurantes en algunas zonas, pero con un límite de aforo del 50%, para garantizar las distancias de seguridad entres sus clientes.

En las principales ciudades como Shangai, los gimnasios se han abierto durante las últimas dos semanas bajo ciertas restricciones y con aprobaciones del gobierno, mientras que los negocios están volviendo lentamente a la normalidad. Muchas fábricas, centros comerciales, instalaciones deportivas y restaurantes han instalado escáneres térmicos en sus entradas para poder negar la entrada a las personas con altas temperaturas corporales.

Sumario de puntos clave a considerar para el sector del fitness tras la crisis del Covid-19

Algunos de los puntos claves más importantes a tener en cuenta tras esta crisis son:

  1. Los desarrollos de plataformas digitales ya estaban en proceso de mejora, pero el confinamiento aceleró su implementación.

  2. Nuevos métodos de pago de cuota.

  3. Aprendizaje de cómo trabajar en grupo manteniendo las distancias de seguridad.

  4. Muchos operadores han aprovechado la inactividad para proporcionar a su personal programas educativos para el perfeccionamiento y el desarrollo personal de sus clientes.

  5. La higiene, la reducción del contacto físico, el hecho de no saludarnos dándonos la mano, el uso de máscaras y también la limpieza de las zonas más tocadas en las máquinas.

  6. La disposición de proporcionar desinfectantes etc.

“El futuro de nuestro sector tras esta crisis del covid-19, es muy difícil de predecir a día de hoy. Seguramente no será ni blanco ni negro. Dependerá del país en el que residas y en el segmento del sector que ocupes. Pero si hay algo cierto, es que nada volverá a ser igual…”.

Herman Rutgers, owner Global Growth Partners, embajador de EuropeActive.

Etiquetas:
0 veces compartido