La Asociación de Gestores Deportivos Profesionales de la Comunidad Valenciana (GEPACV), ha realizado una encuesta sobre la actuación de las entidades deportivas de la comunidad valenciana ante el covid-19, en la que han participado 109 gestores de entidades deportivas de Alicante, Castellón y Valencia, del ámbito público (37%) y privado del deporte (60%), con la finalidad de conocer cómo les ha afectado esta situación de parada obligatoria de la actividad deportiva, y cómo van a afrontar la vuelta a la «nueva normalidad».

El colectivo más representado son centros deportivos y gimnasios (PYMEs), con una plantilla de trabajadores menor 20 empleados.

El estudio refleja la heterogeneidad del sistema deportivo en la Comunidad Valenciana, y deviene en una debilidad, con un elevado porcentaje de operadores cuyo modelo de negocio adolece, de falta de recursos ante situaciones de estrés como la actual.

Muestra una cierta fragilidad del sector privado, que ha recibido un mayor impacto de las consecuencias de esta crisis y que necesita más ayuda para mantener sus servicios activos. 

Con relación a los ERTEs, la inmensa mayoría han sido presentados por el sector privado con un 65%.

Preocupa; especialmente, la aplicación de protocolos y normas de seguridad, la redefinición; de espacios para cumplir los aforos establecidos y como; adecuar; la oferta de actividades.

Esta situación ha generado, que hay que aprender a adaptarse, porque parece que esta situación no será algo puntual, sino que muy probablemente se prolongue en el tiempo o se repita en periodos intermitentes.  

Si algo enseña el deporte, es la resiliencia

Para más información sobre resultados de la Encuesta pincha aquí

Etiquetas:
0 veces compartido