Ayer. 21 de julio, tuvo lugar en Barcelona una concentración de gimnasios y centros deportivos, en la plaza de Sant Jaume, en frente de del Gobierno catalán: mas de 1.000 trabajadores, comités de empresa, abonados y empresas, juntos para protestar sobre la decisión de del Govern de cerrar nuevamente los centros, debido a los rebrotes de la Covid-19.  Centros que han adoptado todas las medidas solicitadas por las autoridades sanitarias, asumiendo una gran inversión, pero parece ser que las autoridades no entienden el papel de protección de supone la práctica deportiva en la protección contra la pandemia. 

Los gimnasios se rebelan contra una medida injusta, que puede llevarles a la ruina si siguen promoviendo los cierres de sus instalaciones, cuando no ha habido ningún foco de infección de las mismas.

Parece que las protestas han caído en saco roto, porque a pesar de contar con el apoyo del Ayuntamiento, el Govern ha ignorado sus peticiones, indicando que la decisión depende exclusivamente de la consejería de sanidad.

Etiquetas:
0 veces compartido