La empresa tuvo que cerrar el centro debido a su entrada en concurso de acreedores. Un informe de la Agencia Tributaria de abril de este año incide sobre el impago de los cánones concesionales desde 2017 a 2020 por valor total de 197.896€. En 2007 el Ayuntamiento había aprobado conceder a Jarquil Andalucía S.A. el permiso para la construcción y explotación del centro deportivo.

Inicialmente el Ayuntamiento se planteó la posibilidad de hacerse cargo del centro y mantenerlo abierto pero finalmente los servicios técnicos determinaron la imposibilidad de esta opción y aconsejaron resolver el contrato por incumplimiento grave. Por este motivo, el Ayuntamiento ha iniciado los trámites para la rescisión de la concesión del gimnasio We cuyo abandonó tuvo lugar el pasado octubre. La única zona que permanece abierta es la de los campos de fútbol, usados por algunas  peñas y clubes deportivos, aunque sin poder utilizar los vestuarios y aseos que continúan cerrados.

La empresa concesionaria se llevó toda la maquinaria de entrenamiento del centro al cerrar el complejo, ya que trabajaba en formato de leasing. Por otro lado, los 36 empleados despedidos no consta que hayan demandado al Ayuntamiento.  Además hay un problema añadido y es que el gimnasio tiene hipotecada la concesión administrativa con CaixaBank y están por ver las consecuencias de este cierre, ya que se prevé que el Ayuntamiento pueda pedir una indemnización a la empresa por daños y perjuicios.

Finalmente el Ayuntamiento, ha determinado que no procede la prórroga del secuestro acordado en diciembre sobre la concesión y se acuerda «de inmediato la resolución del contrato de concesión al no prestarse el servicio público deportivo acordado en el contrato de concesión suscrito con el ayuntamiento de Granada”.

Fuente: Granada hoy

Etiquetas:
0 veces compartido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.