En un intento por frenar las pérdidas de la compañía, Peloton acaba de anunciar cambios radicales, como despedir a 800 empleados, incrementar los precios de sus máquinas Bike+ y Tread, la subcontratación en la entrega de equipos y atención al cliente, además de cerrar los 16 almacenes con los que cuenta y un número indeterminado de tiendas físicas. Tras la noticia, las acciones (PTON) se incrementaron en un 13,7%.

Desde que el nuevo CEO, Barry McCarthy tomase el timón de la compañía, son muchos los cambios que ha experimentado Peloton, y es que este es el tercer recorte que sufre la compañía en su intento por recuperar el nivel del valor de la empresa, que se desplomó un 90% en los últimos 12 meses. Duro de asimilar, teniendo en cuenta que durante la pandemia, las ventas se dispararon hasta el punto de no poder servir la enorme cantidad de pedidos.
La empresa no valoró los riesgos del fin del confinamiento, lo que hizo que los usuarios volviesen a los gimnasios y dejasen de requerir equipamiento casero al nivel de la pandemia.

La compañía subirá los precios de algunos de sus productos, con lo que espera poder asegurarse sustanciosos beneficios. La subida de sus dos productos en elevada, ya que la Bike+ se incrementará en 500 dólares y la Tread en 800, pasando a costar 2.495 y 3.495 dólares respectivamente. En los últimos meses, ya había incrementado (x10) el coste de la suscripción a sus servicios on-line, pasando de 5 a 44 dólares/mes.

Actualmente, la compañía todavía tiene en marcha un plan de reestructuración de 800 millones de dólares y asegurando un préstamos bancario de 750 millones.

Etiquetas:
0 veces compartido