Desde el sector, ¿qué podemos hacer activamente para facilitar que más gente practique deporte? Se trata de avanzarse al deseo, y ofrecer la oferta y/o solución indoor, outdoor y online. Si como industria queremos colaborar y ser parte de los hábitos saludables de la sociedad, hay que poner productos, servicios y cadena de suministro a trabajar juntos. Marc Torres, Head of Operations de Urban Sports Club, nos da las claves desde su análisis de los resultados del último Eurobarómetro.

Cuando todos creíamos que la pandemia había supuesto un punto de inflexión en lo que se refiere a la práctica diaria deportiva, el 5to Eurobarómetro del Deporte y Actividad Física, elaborado por Europe Active y publicado por la Comisión Europea, muestran una realidad muy diferente: El 45% de la población no practica ningún tipo de actividad física. En concreto, en España, la cifra se sitúa ligeramente superior a la media europea (47%) y un 11% confirma que tan sólo lo practica de manera ocasional. En otras palabras, 58% de los españoles lleva una vida sedentaria.

Ante este panorama, y tras el esfuerzo que se ha llevado a cabo por los diferentes players del sector, la pregunta que nos hacemos es: ¿Y ahora qué? ¿Es suficiente lo que hemos hecho hasta ahora? ¿Qué más podemos hacer? Uno de los datos que más han llamado la atención entre los profesionales es que para la gran mayoría de las personas el emplazamiento preferido para la práctica deportiva es el exterior, al aire libre. De hecho, la asistencia a clubes deportivos ha experimentado un decrecimiento del 7% respecto al año anterior. Los resultados muestran que solo un 20% de los residentes de España es miembro de un gimnasio, centro de salud o club deportivo.

Desde Urban Sports Club hemos observado cómo en los últimos 3 años los centros deportivos de toda Europa han hecho un esfuerzo sobrehumano para adaptarse al nuevo contexto económico-social: desde una acelerada digitalización con propuestas de entrenamientos y clases online, a la incorporación de nuevas tendencias deportivas o cambios en las infraestructuras que supusieron una garantía de seguridad al cliente, así como nuevos beneficios en favor de la salud y bienestar del usuario en el centro. Pero sin embargo, los resultados del Eurobarómetro nos dan a entender que seguimos sin dar en el clavo.

Estamos preparados. Ahora más que nunca, creemos que es de vital importancia poner en valor  hasta qué punto puede ser determinante para nuestra salud el tener un sistema inmune, respiratorio y cardiovascular trabajado, fuerte y resistente; y en el logro de este objetivo está la práctica del deporte diaria. Los que estamos al lado de los centros deportivos y en el trato diario con clientes, no debemos cesar en la labor de transmitir este mensaje, algo que requiere del apoyo fundamental de instituciones y organismos oficiales. Pero incluso, deberíamos ir más allá.

El Eurobarómetro refleja que las motivaciones principales para hacer ejercicio son mejorar la salud, mejorar el aspecto físico, relajarse y ser más efectivos en el trabajo. Lamentablemente, el principal freno para empezar a realizar deporte –o aumentar su frecuencia– es la falta de tiempo, seguido por la falta de motivación o de interés. Estas tres barreras suelen estar relacionadas, ya que es difícil encontrar tiempo para ejercitarse cuando el deporte no es una prioridad o no nos resulta una actividad atractiva.

En los últimos meses, las empresas están revisando sus planes estratégicos y apostando por nuevas acciones que favorezcan el bienestar de sus empleados. ¿De qué manera podemos participar? La frase “El tiempo vale oro” cobra ahora más importancia que nunca. Y es que en el tiempo está la dedicación a nuestro cuidado físico y mental. Por eso creemos en la importancia de que las empresas aboguen por el deporte como principal beneficio. Una suscripción a Netflix, descuentos en tiendas de moda, entre otros ‘premios’ pueden ser compatibles con un bono para el gimnasio o una sesión de team building en un centro de escalada. El deporte engloba beneficios que van mucho más allá del cuidado de nuestra salud. El deporte también puede ser un entretenimiento, una manera diferente de conectar con otras personas y de liberar la mente. El bienestar es ahora nuestra máxima prioridad y en ella la práctica del deporte diaria puede ser un elemento crucial para lograr nuestros objetivos.

Desde el sector, ¿qué podemos hacer activamente para facilitar que más gente practique deporte, como ha sucedido por ejemplo con el contenido de música y cine, las compras o el delivery…? Acercando la accesibilidad y la disponibilidad, poniendo como principal premisa que cuando alguien quiera hacer deporte no deba enfrentarse a una gran toma de decisiones. ¿Dónde me apunto? ¿Qué voy a usar más? Se trata de avanzarse al deseo, y ofrecer la oferta y/o solución indoor, outdoor y online. Si como industria queremos colaborar y ser parte de los hábitos saludables de la sociedad, hay que poner productos, servicios y cadena de suministro a trabajar juntos.

Por ejemplo, con cuotas flexibles como las que ofrece Urban Sports Club, los usuarios pueden descubrir el deporte de una manera más ‘apetecible’: por el acceso a la variedad deportiva (practicar deportes diferentes indoor y outdoor), ocupar su tiempo libre accediendo a un centro deportivo en vacaciones, en otra ciudad, después del trabajo; o combinando un plan de ejercicios con unas sesiones de relajación en el spa. La pregunta es: si tenemos todas las herramientas a nuestro alcance, ¿por qué no las utilizamos?

Artículo de opinión

Marc Torres
Head of Operation
Urban Sports Club

Etiquetas:
0 veces compartido