A pesar de los retos financieros, Peloton sigue siendo un actor importante en la industria del fitness. La empresa generó unos ingresos de 717,7 millones de dólares en su tercer trimestre fiscal y cuenta con más de 3 millones de suscriptores conectados, lo que la sitúa entre las mayores empresas de fitness del mundo. La compañía proyecta unas ventas de alrededor de 2.680 millones de dólares para el ejercicio en curso y espera contar con aproximadamente 2,96 millones de suscriptores a finales de año, influida por factores estacionales.

Para gestionar sus cargas financieras, Peloton ha reestructurado su deuda con la ayuda de un consorcio de bancos, incluidos JP Morgan Chase y Goldman Sachs. El préstamo de 1.000 millones de dólares ayudará a refinanciar las deudas que vencen en los próximos años, dando tiempo al equipo directivo para explorar posibles estrategias de recuperación.

Peloton ha obtenido un préstamo crucial de 1.000 millones de dólares a cinco años para estabilizar su situación financiera. Las condiciones de reembolso del préstamo se han fijado 600 puntos básicos por encima del tipo de financiación a un día garantizado, lo que supone un tipo de interés de aproximadamente el 11,5%.

Valorada en su día en 50.000 millones de dólares durante la pandemia, Peloton se ha enfrentado recientemente a importantes retos debido al descenso de la demanda a medida que el público volvió a los gimnasios.

A finales del primer trimestre de este año, Peloton tenía una deuda de 1.700 millones de dólares, compuesta por un préstamo a plazo de 692 millones de dólares y 991 millones de dólares en pagarés senior con vencimiento en febrero de 2026. La empresa pretende reducir gastos en 200 millones de dólares este año, lo que incluirá recortes en marketing, I+D, TI y software.

Además, Peloton va a emitir bonos convertibles con vencimiento en 2029, lo que podría diluir el capital de los accionistas actuales. También se ha establecido una nueva línea de crédito renovable de 100 millones de dólares.

Etiquetas:
0 veces compartido