La proliferación de grabaciones no autorizadas en gimnasios ha generado descontento entre usuarios e instructores llevando a muchos gimnasios a imponer restricciones. Gimnasios como 24 Hour Fitness, New York Sports Club y LifeTime entre otros, han prohibido la filmación sin consentimiento para proteger la privacidad y el confort de los asistentes.

El aumento en el uso de teléfonos móviles para grabar rutinas de ejercicio en los gimnasios ha causado malestar tanto entre los usuarios como entre los instructores. Como resultado, muchos gimnasios han implementado restricciones sobre la filmación.

CorePower Yoga ha hecho recaer la responsabilidad de hacer cumplir estas exigencias a sus instructores, quienes piden a los usuarios que no utilicen los móviles durante sus clases para evitar distracciones y molestias. La proliferación de videos en redes sociales ha tenido reacciones mixtas: algunos usuarios, lo encuentran desagradable, mientras que otros ven positivo compartir rutinas para motivar a más personas.

Algunos creadores de contenidos, trabajan con gimnasios para filmar sus videos, asegurando que los demás se sientan cómodos y pidiendo permiso si filma a otros accidentalmente.

Por otro lado, el uso de teléfonos para navegar por aplicaciones durante las clases distrae y aumenta el riesgo de lesiones.

La situación ha llevado a algunas cadenas de gimnasios a reevaluar sus políticas para asegurar una experiencia uniforme. La popularidad de las redes sociales sigue promoviendo la tendencia de reflejar los entrenamientos en el gimnasio, a pesar de las preocupaciones por la constante presencia de cámaras.

Etiquetas:
0 veces compartido