Una buena forma de alentar al público a hacer ejercicio es animarles a disfrutar de un espacio, hasta ahora reservado a bailes y alcohol, y disfrutar de una clase magistral de fitness de la mano de un instructor, y finalizando la sesión con una celebración con aperitivos, cócteles sin alcohol, y más música. Esta es la propuesta de  Juxta.

El proyecto de Juxta ha revolucionado las rutinas de entrenamiento al combinar deporte con la energía de una discoteca al ritmo de la música del artista invitado, en esta ocasión la barcelonesa ONA.

La primera edición de esta propuesta se celebró el pasado marzo, y Juxta está dispuesto a repetir, esta vez en la Sala Apolo, que se encuentra en la calle Nou de la Rambla haciendo esquina con el Paralelo. Se trata de un referente de la música en vivo sin restricciones. Tanto artistas emergentes como consagrados del pop, rock, música tradicional y electrónica, tanto locales como internacionales, actúan regularmente en sus dos espacios: la sala principal y La (2) de Apolo. En el ámbito del ‘clubbing’, Apolo alberga las sesiones del Nitsa Club (electrónica), Honey Bunny (rock) y Caníbal (música urbana), entre otros. Desde 2018, también cuenta con un espacio polivalente al aire libre.

No todos están dispuestos a entrenar en un gimnasio siempre, y buscan nuevas alternativas completamente diferentes para complementarlo, y la propuesta de Juxta es una de ellas.

Etiquetas:
0 veces compartido