El primer ministro británico, Boris Johnson, ordenó el cierre de todos los gimnasios y centros deportivos de Reino Unido el pasado viernes 20 de marzo. Esta decisión llega después de que a principios de semana anunciara que no tomaría ninguna medida especial para frenar el COVID-19

En su conferencia diaria con la prensa, el Primer Ministro también aseguró que se les pedirá a todos los locales de ocio que cierren «tan pronto como sea posible, y que no vuelvan a abrir hasta nueva orden». Johnson insistió en que estas «medidas drásticas» ayudarán a salvar vidas.

La decisión de cerrar todos los gimnasios y centros de ocio llegó después de que los ciudadanos británicos ignoraran las recomendaciones del gobierno para prevenir el contagio del coronavirus.

Boris Johnson aseguró que ofrecerá un apoyo financiero «sin precedentes» a las empresas que se vean afectadas por el cierre. Entre otras medidas, el primer ministro anunció que las empresas podrán solicitar subvenciones para evitar tener que despedir a su plantilla debido a la crisis económica. La administración pagará el 80% de los salarios de los empleados que no puedan trabajar, como parte de los esfuerzos para evitar el paro generalizado. Además, anunció que aplazaría los pagos del IVA para las empresas, hasta finales de junio.

Antes de hacerse pública esta decisión algunos operadores, como 1Rebel, ya habían anunciado el cierre de todas sus instalaciones frente a la emergencia sanitaria del COVID-19 que estamos atravesando en todo el mundo y que en España ya obligó a cerrar todos los centros deportivos la semana pasada.

Etiquetas:
0 veces compartido