Es muy importante recordar que un buen post parto se prepara durante el embarazo. Es imprescindible realizar ejercicios de fuerza durante el embarazo para luego en el post parto, mantener en una buena posición al bebé para la lactancia, sea materna o de biberón, como así también sostenerlo en brazos por varias horas, en los primeros meses de vida.

El embarazo es un período en el que se producen cambios psicofísicos y emocionales a los que la embarazada tendrá adecuarse y reconocer. Una de las formas para lograr una mejor adaptación a esta nueva etapa de su vida será la práctica regular de ejercicio físico. Mantenerse activa durante este proceso le ayudará a prepararse, a su vez, de la mejor manera para recibir a su futuro bebé.

El entrenamiento mediante ejercicio físico moderado durante el periodo de gestación aporta beneficios tanto a la mujer embarazada como al feto. Los trabajos de investigación consultados vinculan la actividad física con una reducción del número de cesáreas, de partos instrumentados y con un parto más fisiológico. Previene igualmente la ganancia excesiva de peso de la mujer, disminuye el riesgo de diabetes gestacional y de hipertensión arterial.

Durante el embarazo, ocurren cambios hormonales, cuyo efecto repercute en los ligamentos, tornándolos más débiles. Asimismo, a medida que el bebé crece, los músculos sienten con mayor intensidad este peso adicional, y el cuerpo de la futura mamá tiende a desplazar su centro de gravedad, adoptando posturas incorrectas, lo que redunda en dolores de columna.

Teniendo en cuenta esta situación, la realización de ejercicios físicos le brinda la posibilidad de prevenir y
minimizar estos y otros malestares, propios de este período, y a corregir algunas conductas no apropiadas para atravesar el embarazo. Por estas razones, le resultará beneficioso fortalecer los diferentes grupos de músculos a través de ejercicios de fuerza específicos. Por otra parte, resulta importante no olvidar acondicionar los músculos de los brazos, bíceps, tríceps y deltoides, que participan de manera activa en el momento del parto y que ocupan una tarea sumamente importante a la hora de amamantar al bebé. Por último, los de relajación le ayudarán a aliviar la tensión, y aganar mayor tranquilidad.

Pilares fundamentales para un trabajo integral en el embarazo y post parto

En Embarazo Activo® trabajamos sobre 4 pilares fundamentales, la actividad física que debe ser acorde a
su estado gestacional, es muy bueno estar activa, pero no todo vale, la alimentación debe ser variada y con todos los nutrientes necesarios para el desarrollo del bebé, el descanso suficiente, debe saber gestionar las prioridades y pedir ayuda si es necesario, la información fidedigna y cierta, la sobreinformación no es buena, más si no está chequeada y actualizada por profesionales.

Es fundamental armar un plan de actividad física que haga mucho hincapié en la ejercitación del suelo pélvico y al trabajo postural. De ello va a depender si luego del parto tendrá incontinencias urinarias, prolapsos, dolores al tener relaciones sexuales y molestias para amamantar por una mala gestión postural.

Después de nueve meses de espera, llega el trabajo de parto y, de un instante a otro, se hace presente el bebé. El embarazo, entonces, se convierte en una etapa cerrada. Los cambios físicos experimentados durante ese período, sin embargo, no desaparecen con la misma velocidad. Los órganos y los tejidos deben volver a su lugar.

El cuerpo tiene que recuperar su forma anterior. Los kilos de más esperan a ser eliminados. Todo este proceso puede durar tanto o más que el tiempo de gestación en sí. Lo importante, entonces, es hacer la recuperación física con cautela y paciencia. Además, las madres pueden empezar a atender a su recuperación por medio de una buena alimentación, grandes cantidades de líquido y un buen descanso son recursos efectivos que no implican desgaste físico y contribuyen a que se reacomode el organismo. Además, son beneficiosos para la producción de leche al momento de amamantar. La lactancia, a su vez, es un gran acelerador de la recuperación física.

Consideraciones a tener en cuenta

  • Las actividades para embarazadas siempre deben estar a cargo de un profesional formado para ello.
  • Considerar el estado inicial, que historial deportivo se tenía antes del embarazo. Si una mamá nunca hizo ejercicios de fuerza previamente, no va a ser lo mismo que una mamá que venía entrenando con esta modalidad desde hace tiempo.
  • Los grupos de trabajo deben ser reducidos o bien en sesiones individuales para un mejor control postural y de cada ejercicio que se planteé.
  • La hidratación debe ser antes durante y luego de la práctica de los ejercicios.

Por Mariela Villar Heidelberger, PhD
Directora Embarazo Activo®

Etiquetas:
0 veces compartido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.