Una de las maneras por medio de las cuales podrá volver a sentirse plena la reciente madre, es la práctica regular de actividad física, siempre asesorada por un profesional idóneo. La ayudará a verse bien y le facilitará el control del peso corporal, perderá exceso de grasas, y aumentará la masa muscular, luciendo un cuerpo más delgado, bien formado y saludable después del nacimiento del bebé, ya que la mujer necesita retomar gradualmente el ritmo de su vida cotidiana, aunque esta vez con una cuota mayor de responsabilidades, pero tratando de no descuidar ningún aspecto de su vida.

Los cambios anatómicos y fisiológicos en el post parto son múltiples: a nivel fisiológico, las hormonas, entre ellas la prolactina y la oxitocina, siguen en valores modificados, ya que se están preparando para la lactancia. El tamaño de los senos cambia notoriamente.

El útero está 15 veces más pesado y su capacidad es 500 veces más grande. Luego, con las contracciones posteriores al parto, la placenta se separa de las paredes del útero hasta expulsarse. Se pueden sentir dolores post parto o de entuerto. El útero se va reduciendo y con el paso de los meses, alrededor de 3, 4 meses posteriores, vuelve a su tamaño inicial. Se llama involución del útero.

Si bien la mamá se verá más delgada, la piel está más estirada y suele tener pliegues y colgar en algunas zona. Se pierde bastante peso en el momento del parto, dependiendo de cada mamá, entre 5 y 6 kilos. Las semanas posteriores al parto seguirá perdiendo líquido, la cantidad depende de cuánto haya retenido cada una en el momento del embarazo.

Debido a los cambios hormonales y el cansancio es normal que tenga cambios anímicos, por momentos eufórica y feliz, después exhausta y muy deprimida.

Es importante que se siga cuidando la piel con protectores solares, ya que continúa el riesgo de manchar la piel durante el primer año de vida del bebé, hasta que las hormonas se estabilicen.

Todos los cambios son transitorios, pero se va a recuperar mucho más rápido si hace una dieta equilibrada y ejercicio físico pautado, ya que la musculatura tomará mejor tono y a su vez se irá recuperando el Suelo Pélvico.

Por qué es importante realizar ejercicio físico en el post parto? 

El realizar ejercicio físico pautado por un profesional formado para ello durante el post parto tendrá múltiples beneficios tanto físicos y emocionales para la reciente mamá, algunos de ellos:

  • Mejorará el retorno venoso en miembros inferiores, evitando las várices y telangiectasias.
  • Fortalecerá los músculos del abdomen y del suelo pélvico, evitará el riesgo de padecer molestias tales como incontinencia urinaria, y la ayudará a mejorar sus relaciones sexuales.
  • Controlará su presión sanguínea, el colesterol y el azúcar en la sangre.
  • Asimismo, la ayudará a sentirse más contenta y positiva y a disfrutar más de su bebé y de su pareja, ya que aliviará tensiones y se sentirá con mayor entusiasmo, evitado los síntomas de depresión.
  • Ganará energía, fortaleza y flexibilidad, lo que le dará más seguridad.
  • Irá recuperando su funcionalidad del Suelo Pélvico.
  • Retomará con más facilidad sus tareas habituales.
  • Perderá peso en un tiempo más corto, a tonificar y fortalecer sus grupos musculares con mayor rapidez, perderá exceso de grasas, y aumentará la masa muscular.
  • Mejorará su predisposición a la hora de amamantar, ya que se fortalecen los músculos de la espalda, mejorando la postura.

Debemos de considerar que el ejercicio físico en el post parto se divide en fases: inmediato, inicial, intermedio y avanzado.

El Post Parto Inmediato se refiere a la llamada cuarentena, las primeras semanas de nacido el bebé, comprendida en la Fase Inicial. Realizar algunas caminatas, ejercicios de movilidad, ayudará a aliviar malestares y mejora el estado anímico.

La Fase Inicial sería desde el nacimiento hasta los 3 meses de vida del bebé, la Fase Intermedia de los 3 meses a los 6 meses de vida del bebé y la Fase Avanzada de los 6 meses de vida del bebé hasta los 9 – 12 meses aproximadamente.

Si bien estas fases son un marco teórico de guía, lo importante es que cada reciente mamá vaya cumplimentando cada fase para pasar a la siguiente y lo que determina la fase es si la mamá hace o no ejercicio físico. Por ejemplo, si una clienta llega a la clase con un bebé de 7 meses y no venía haciendo ejercicio post parto, por más que en la teoría tenga que estar en una fase avanzada, debe de comenzar por la fase 1 y luego ir cumpliendo los objetivos de cada una. Los elementos que se van necesitando en un inicio son muy pocos, ya que se trabaja mucho con el propio peso corporal y readaptando la movilidad general.

Siempre sí se usa una colchoneta o mat, pesitas en un inicio de 2 – 3 kg, esferas, bandas, picas, y después ya más cargas externas.

Mariela Villar Heidelberger, PhD
Creadora & Directora Embarazo Activo®

Etiquetas:
0 veces compartido