El fitness es un sector transversal a nivel mundial, que conlleva mejorar la calidad de vida de sus practicantes además de generar múltiples fuentes de negocio y de empleo. Cada vez son más las empresas del sector que cruzan fronteras en busca de nuevas zonas para crecer corporativamente y llegar a cada vez más clientes, logrando que desde edades tempranas también haya otra toma de conciencia del cuidado integral de la salud.

Hay que considerar, que no es lo mismo llevar a cabo un plan de internacionalización para una empresa de servicios que de productos. Los costes podrían llegar a ser menores en la internacionalización de una empresa de servicios, pero el hecho de tener que formar a los profesionales y que estos den el servicio tal y cual se les solicita para continuar brindando la calidad que se acostumbra desde la empresa, hace que sea muy difícil su testeo, y seguimiento en la prestación de servicios.

La internacionalización es una opción necesaria para empresas y organizaciones de muy diversos tamaños, como se puede ver en el mundo del fitness, incluso desde las etapas iniciales de su desarrollo, extienden sus actividades a distintos países. Al estudiar las compañías líderes a nivel mundial que en ciertos sectores o subsectores, se puede observar que varias de ellas provienen casi siempre del mismo país de origen. Así, por ejemplo, el sector de electrodomésticos de consumo está liderado por empresas japonesas, el sector químico por compañías alemanas, la industria del ocio, del software y de las tarjetas de crédito por empresas estadounidenses, el sector farmacéutico por compañías suizas, etc. El mundo del fitness no es ajeno a esto, la mayor proporción de empresas que han nucleado su desarrollo a nivel internacional provienen de Estados Unidos e Inglaterra International (Health, Racquet & Sportsclub Association – IHRSA, 2019). Esta evidencia empírica demuestra que para ser competitivo a nivel internacional no sólo la compañía debe poseer ventajas competitivas propias que sirvan para fortalecer su posición en el mercado, además es necesario que a nivel del sector en el país de origen se desenvuelvan una serie de circunstancias que fortifiquen dichas ventajas competitivas. Las estrategias empresariales serán diferentes, las compañías son las reales protagonistas de la competitividad, pero algunos factores del sector en el país de origen pueden generar algunas condiciones estructurales que obligan a la búsqueda constante de la innovación, facilitando el incremento de la competitividad internacional (Pla y León, 2016).

Aunque sea evidente y necesaria la internacionalización de la empresa en cuestión, el equipo de expansión debe de hacerse 5 preguntas previas al comienzo de su planificación, que podrían ser:

  1. ¿Cuál sería el motivo que hace pensar en una expansión internacional desde el mercado de origen?
  2. ¿Se ha cubierto la necesidad en el mercado local o aún queda tasa de crecimiento?
  3. ¿Qué herramientas básicas se deben de considerar para comenzar con la internacionalización?
  4. ¿Cuántos profesionales estarán implicados en la internacionalización de la empresa? ¿Qué perfil profesional deberán de tener?
  5. ¿Qué colaborador o socio local se tendrá en el país de desembarco?

Dando respuesta a estas preguntas de guía, para que una empresa no muera frente a un proceso de internacionalización, debe de tener en cuenta los factores internos del país en donde se quiere desembarcar, tanto aspectos culturales como con qué recursos humanos se cuenta en el lugar y si hay que hacer una repatriación. Internamente deben de estar muy claros los roles de cada uno de los colaboradores. Además de estudiar todo lo referente a aspectos legales y financieros de cada país. Un socio local juega un rol fundamental para que, desde los inicios, no haya tantas equivocaciones.

El perfil del emprendedor y responsable de la expansión de la empresa, debe de tener importantes relaciones profesionales. El networking, es muy importante a la hora de proyectar una internacionalización. El manejo de habilidades blandas le ayudará también a poder coordinar de mejor manera al equipo de trabajo, además del espíritu emprendedor e innovador que es muy propio de estos líderes.

El hecho de elegir un buen socio local cuenta con grandes ventajas, alguien que ayude al desembarco de la empresa, colaborando al entendimiento de la cultura del lugar y adaptándose a ella. Además, de lo importante, que es primero atender el mercado local, no tiene sentido salir al exterior si aún no se ha crecido lo suficiente en el mercado propio.

El tamaño del equipo que debería estar en el proceso de internacionalización no debe ser tan grande, sí es relevante que sea especializado y de mucha confianza para llevar adelante un proceso tan delicado. Es de suma importancia que las metas y objetivos estén muy bien planteados y que cada uno tenga su rol bien definido.

Bibliografía

International Health, Racquet & Sportsclub Association – IHRSA (2019). Latin American Report. Evolución, actualidad y futuro del sector de clubes y gimnasios. Disponible en:  https://www.ihrsa.org/

Pla, J. y León, F. (2016). Dirección de Empresas Internacionales. Madrid: Pearson Educación.

Villar, M. “Internacionalización Empresarial en el Sector del Ejercicio Físico y la Salud”. Tesis doctoral. Madrid, 2021.

Mariela Vilar, PhD
Doctora en Economía y Empresa Internacionalización Empresarial

Etiquetas:
0 veces compartido